01 febrero 2015

Chuleando palabras (pimping words)

Es curioso cómo prostituimos a las palabras. Hace 20 años ser austero era vivir con pocas cosas y con disciplina. Hoy significa amenazar a otros para que se quiten el pan de la boca y te paguen los lujos a ti y tus amigotes. En serio, la generación de nuestros padres habría flipado de ver manifestaciones "contra la austeridad". ¿Cómo se manifiesta uno contra una cuialidad? Es como manifestarse "contra madrugar" (que bien pensado...) obviamente, la diferencia es que alguien cogió a "austeridad", la vistió como una puta, y empezó a pasear la por los titulares de las agenciras de prensa.
"Libertad", "Responsabilidad", "Valores", y en general cualquier otros significante transcendental, visto por los fabricadores de discurso del sistema.

Algo parecido pasó con Max Weber y cómo le puso los tacones y la mini de leopardo a la responsabilidad. Ahí tenemos a rajoy y compañía sosteniendo que dejar que la gente se muera por ahí es "responsabilidad". Hace falta, en efecto, un buen aparato teórico que soporte semejante contradicción.