13 diciembre 2014

El odio siempre vuelve. Da igual lo que intentes

El otro día en la prensa mexicana comentaban la última jugada de nuestro querido meapilas-condecorador-de-estatuas-tertualiano-paleto-opusino-mono-con-dos-pistolas. Me llamaba la atención ver qué opinaban del invento nuestros parientes del otro lado del charco, y me llamó la atención un comentario, de un criollo que al parecer pretendía vengarse de algún tipo de ofensa traumática:
"Eso sí que es una república bananera". 

Me vi obligado a corregir justamente a este personaje, diciéndole, que de república esto no tenía nada.

 Y es que cuando crees que ya nada te sorprende, entonces la mierda empieza a sobrevolarte como si migrara a climas más cálidos a pasar el invierno.