04 julio 2013

palabras de moda: mamporrerización

Habréis notado, oh lectores, que no pasan muchas cosas por aquí últimamente. Aparte de que existe una cosa que se llama vida y pasa fuera de internet, hay un par de razones importantes: la falta de un tema concreto sobre el que despotricar, y el agravante de que hablar sobre bruselas y sus habitantes podría sonar un poco racista. Pero ey! esa os la tengo guardada, belgas, escribir una soflama poniéndoos a parir en plan llena de tópicos racistas mientras creíais que, como todos los españoles, estaba de fiesta o durmiendo. 

El caso es que hoy es un día extraño. Uno ve las noticias del mundo y no puede menos que flipar ante el panorama:


-golpe de estado en egipto, los militares han durado un año fuera del gobierno, y la gente lo celebra, no sólo allí, sino lo mejor de todo, aquí, donde dicen que ole sus cojones. Al parecer, si mañana el ejército depusiera a rajoy y nombraran una junta en la que está el enviado de las potencias extranjeras de turno (el baradei) deberíamos todos alegrarnos. Yo, saben ustedes que estoy totalmente a favor de tomar las cortes con antorchas y rastrillos, pero me fío poco de los golpes militares. Nada cuando son los mismos militares que llevan 30 años manteniendo una dictadura, excepto, oh casualidad, el año que ha gobernado un señor elegido democráticamente. Me juego el pescuezo a que pondrán un sistema "tonticrático" con elecciones light a las que sólo se pueden presentar "los buenos", y dirán que esos tienen legitimidad sagrada para volver a atar lazos con eeuu e israel, cosa que este tipo malvado no ha hecho.

En otro orden de cosas, una serie de países afirman tajantemente que nunca han negado el paso por su territorio al presidente de bolivia. El avión en cuestión ha tenido que volver a viena, famoso país neutral donde el avión ha sido registrado. El lector avispado deducirá que tal forma de "no prohibir las cosas", una vez muerto stalin, es muy propia de rajoy. Otros países europeos y mazo de soberanos se han apuntado al tema. Obviamente, se trataba de hacer un lazo para tratar de atrapar al tal snowden, que es una especie de nazi comunista genocida terrible, que se ha atrevido a decir lo que hace el imperio. Dicho en pocas palabras, se publica la información de que tu "aliado" se dedica a espiarte a lo grande y sin límites, y tú pierdes el culo por ayudarle a atrapar al tipo que te lo ha dicho. Vamos, como lo de falciani pero a lo bizarro.

Los ingleses y holandeses echarán pestes de nuestra inquisición, pero a mí me sigue pareciendo que cornudo y contento debería seguir siendo delito. Al menos en política.

Estos dos eventos, aparentemente no relacionados, se englobarían en lo que tradicionalmente se ha llamado alienación (querer el bien para el que te oprime y no para ti). Sin embargo, en Oz odio a loz trez, tu página amiga, sabemos que el marxismo está muy démodé, y que igual que los empresarios ya no viven de la plusvalía gracias al control de los medios de producción, sino de que crean riqueza y empleo porque son emprendedores, no podemos hablar de "alienación", que además es una palabra muy malvada que luego te tiras dos años de historia de la música hablando de la "alineación" y quedas fatal. 

Así que les presento el nuevo término: mamporrerización. La mamporrerización tiene la cualidad curiosa de que cuando estás mamporrerizado no sólo no quieres obrar en tu interés, sino que no quieres que otros lo hagan. Si tu jefe quiere que un tercero se abra de piernas y se deje faenar, tú te arremangas, empiezas a bregar ahí de brazo entero y luego ayudas a la monta, como debe ser, y encima le dices que lo celebre, que la legitimidad está en la democracia.

Siempre y cuando entendamos que democracia es como llamamos al gran pene erecto del que manda en el cortijo.

Y con esta explicación fálica de nuestra época, no hay más preguntas, señoría.


No hay comentarios: