16 abril 2012

Personajes de mierda de ayer y de hoy, 1: Churchill

-->
Winston Loquesea Churchill, es un famoso gordo inglés que ha pasado a la historia por una serie de chascarrillos ingeniosos, por hacerse el sufridor durante la guerra mientras otros las pasaban canutas y morían, y por ser el personaje sin un MBA al que más citan todos los fachas hoy en día cuando quieren dárselas de "liberales".
 
Y es que, en efecto, nuestro amigo con nombre de cigarrillos fue un destacado "liberal" de su época. Pero hagamos un repaso a lo que nos quieren vender, y a quién fue en verdad este personaje.

-->

En primer lugar, no sólo se llamaba winston, sino que pertenecía a la familia de los duques de Marlboro. No deberá extrañarnos pues su afición por los grandes cigarros, aquellos de los que Freud dijo "un cigarro es sólo un cigarro" mientras agarraba uno junto a su boca hablando de símbolos fálicos.

Según la nunca bastante ponderada Wiskipedia, nuestro amigo Churchill "él es el único Primer Ministro Británico que ha sido galardonado con el Premio Nobel de Literatura". A lo mejor yo tengo graves lagunas en mi formación, pero no había escuchado nunca hablar del valor de la literatura churchilliana, y mucho menos de sus contribuciones al arte o ciencia (debates hay) de la historiografía. Pero claro, después le dan el nobel de la paz a obama y pensamos que esto es lo nunca visto.
-->


Pero, ¿quién fue en realidad churchill? veamos algunos hechos reales respecto a su historia, para ponernos más en contexto la próxima vez que un franquista repintado libegal les venga hablando sobre las palabras y los valores de churcill:


El carro de combate Churchill era una chatarra de diseño anticuado, torpe, de difícil mantenimiento, poco potente y endeble. Los soldados británicos consiguieron ganar batallas a pesar de llevar "eso" en su filas. El propio winston hizo un chascarrillo: "ese tanque que lleva mi nombre tiene más defectos aún que yo". Valga como metáfora para ilustrar el artículo.

Como buen noble, el chaval hizo carrera militar. Su primer destino fue la India, donde, siempre según wiskipedia, "En la India la principal ocupación del regimiento de Churchill era jugar al polo." Así se forja el carácter de un luchador, sin lugar a dudas. No obstante, estos años estuvo continuamente tratando de obtener permisos para cultivar sus dos pasiones: escribir, como corresponsal de guerra, y hacer lo posible por meterse en todas las batallas disponibles. Ir de la India a Sudán a finales del XIX sólo para buscar movida tiene bastante mérito, la verdad. Esta atracción por la labia y las ostias le acompañaría toda su vida, como veremos.

Su primer chorreón de fama le vino, así pues, en la segunda guerra de los Boers, donde participó en varias acciones con éxito, incluida su fuga de una prisión boer. Como para el común del vulgo esto de boer suena a jugador del Ajax, aclararé que la guerra consistió en que los boers, colonos holandeses en suráfrica, encontraron diamantes, los ingleses decidieron que "to esto es mío" y como no podían vencer a los boers, se dedicaron a encarcelar y matar de hambre a su población civil hasta que tuvieron que rendirse. El amigo winston participó por tanto en una acción humanitaria en toda regla, que ya anunciaba el nobel.

A la vuelta de esta aventura, nuestro churchill empieza su carrera política, que le lleva en 1904 a desertar en plena sesión del parlamento de la bancada conservadora para pasarse a los liberales. Aquí podemos ya apreciar el sutil juego de equilibrios entre las palabras "conservador" y "liberal" que tanto admiran sus admiradores cuando le admiran admiradamente.

Más tarde, y ya con una floreciente carrera política, llega a la primera guerra mundial como Primer Lord del Almirantazgo. Así con mayúsculas, porque es una palabra muy grande. 2 sucesos concretos 2, relacionan el nombre del bueno de winston a esta guerra:

-1915, el hundimiento del Lusitania, que según algunos malvados antibritánicos se hallaba sin escolta porque el Lord Almirante habría podido pensar que no vendría nada mal que lo hundieran y los americanos se apuntaran a la guerra. Esta malvada y errática teoría se basa en el paralelismo con lo sucedido en 1939 con el RMS Athenia, cuando el primer lord del bla bla bla era, cosas de la vida, un tal winston churchill.

-También el 1915 el amigo Churchill tuvo una de sus primeras superideas de bombero: hacer un desembarco naval masivo en Galípoli, en los Dardanelos, para abrirse paso en el mar negro y joder mortalmente a turquía por sorpresa. Resumiendo mucho: los aliados se tiraron un año en la playa tomando sol y plomo, y un tal mustafá kemal jodió el invento con tanto arte que con el tiempo le llamarían Atatürk, pero eso es otra historia. Después de esta triunfada nuestro querido winston dejó el primer plano político un tiempo y se fue al frente a darse de ostias y soltar chascarrillos, donde era más feliz.

En otro plano de la misma historia, la criatura también tuvo una buena idea: inventar el tanque, para lo que se dedicó durante tiempo a desviar fondos para investigación naval por la cara. Ya saben, los liberales y su liberalidad con la pólvora del rey.

Y así llegamos a mi época favorita: el periodo de entreguerras, en el que el amigo churchill nos da lección tras lección de saber estar, dignidad e integridad: primero defiende la intervención en rusia contra los malvados bolcheviques antiliberales, después financia a los polacos para que intervengan contra los malvados bolcheviques, y después cambia de partido de nuevo y vuelve a los conservadores. A todo esto, el amigo churchill se había presentado ya por 124823909325 circunscripciones diferentes, ya que cada vez que perdía se cambiaba (aprende, arenas). Mientras tanto, ocupa nuevos cargos, hace nuevas cagadas, y con motivo de la huelga general en 1926 se permite decir algo así como, "esto con Mussolini no pasa, cojones, a ver si aprendemos". Aquí llegamos al momento sublime: por un lado winston empieza a mirar con malos ojos a hitler, por eso de que podría desafiar la primacía británica, al mismo tiempo que insiste en que quería para españa gran bretaña lo que matas mussolini había hecho con italia. 

Finalmente, la relación de amor-odio entre winston y adolfo no da más de sí: a churchill le gusta el estilo nazi, pero no que se estén armando para luchar contra los aliados. Así que decide pisar el acelerador, y darle caña a chamberlain para que dé caña, hasta tal punto que está dispuesto a aliarse con los soviéticos para luchar contra hitler (los mismos soviéticos a los que había hecho la guerra unos años antes, eso es firmeza de ideas y lo demás mariconadas).

Así llegamos a otro puntazo made in Churchill: después del exitazo de galípoli, decide inventarse... ¡una operación anfibia masiva! para tomar los puertos noruegos entre 1939 y el 40, en un pique que andaban con los alemanes a ver quién invadía noruega primero. Como no podía ser menos, la operación fue un jodido caos, y aunque la armada británica tuvo unas pérdidas aceptables, el llevar y traer tropas justo cuando empezaba la invasión de francia tuvo divertidas consecuencias. ¿La más divertida? A consecuencia de este fracaso, hay una enorme bronca, por la que pierde su puesto... chamberlain, y en su lugar churchill es promovido a primer ministro por su majestad. Eso sí que es depurar responsabilidades. Vamos, que lo de la sangre, sudor y lágrimas era realmente su tarjeta de presentación.

El resto es historia: churchill con puros, churchill con prismáticos, churchill con casco, churchill con micrófono, etc. Pero aún tuvo nuestro hamijo tiempo de hacer de las suyas: la invasión de italia, que supuso una sangría para los aliados, el desembarco (otro más) de anzio, donde labró para siempre su fama Kesselring (otro linchamiento de aliados) y la mayor de todas, la operación market garden. Aquí winston y el marica de monty la liaron parda, esta vez con un desembarco vertical (aviones en vez de barcos) que supuso la última gran victoria alemana, esta vez a mayor gloria del general Model. Vamos, un estratega brillante, cumpliendo promesas electorales: si no había suficiente sangre, él la sacaba. Y es que no sólo derramaba la de los suyos: no dudó en pedir a los americanos que le facilitaran armas biológicas para arrasar alemania, y ya que esto falló, promovió bombardeos como el de dresde, donde la democracia y el liberalismo convencieron a los alemanes de dejar la guerra.

Tras la guerra, winston, liberal como pocos, patrocinó también el traslado forzoso de poblaciones para "purificarlas": las poblaciones alemanas y polacas fueron movidas para adaptarse a las nuevas fronteras más occidentales, según él "limpiamente". Vamos, que los que pasaron hambre y murieron no eran libegales, supongo. Dejemos de lado, sin embargo, la vertiente humanista de churchill, cuajada con las hambrunas de birmania, el desprecio militante a la figura de gandhi, y otras perlas similares, que costaron muchas (pero insignificantes) vidas.

Y aún el electorado británico tuvo ganas de más, reeligiéndolo a principios de los años 50. Esta vez, sin embargo, winston optó por ideas más modernas, del tipo pegar tiros en las colonias y fraguar el golpe de estado en irán, pero eso es otra historia.

Hasta aquí, por tanto, una breve semblanza del colega, para que la próxima vez que la espe o alguien de su palo lo miente como una "autoridad moral", sepan de quién están hablando.

Tuneo de una foto en un museo londinense: ordenar matar civiles como si no hubiera mañana es patriótico, pero fumar es mal ejemplo para los guachos.

No hay comentarios: