29 marzo 2012

Ah, tenir drets és tan poc modern... 29m

En el momento de escribir esto, técnicamente ya ha comenzado la huelga. Huelga, mini-huelga, no-huelga, según a quién se le pregunte. Una cosa llamativa de esta huelga es la cantidad de gente que se pronuncia, con la boca llena, diciendo "yo no hago huelga". Veamos por qué.

-Los sindicatos son unos chupópteros que viven del cuento y no pienso seguirles el juego. En efecto, si no vas a la huelga, a los cabrones de los sindicatos, que son los que han hecho la reforma laboral, les quitarán las subvenciones (eso explica por qué los jodíos están ahí azuzando por una tontería), así que merece la pena perder tus derechos laborales para joderles. Que lo que quieren es que hagas huelga para ellos ganar pasta, o algo así. Así, a la próxima reforma no tendrás que distraerte odiando a nadie mientras abanicas a tu jefe.


-La huelga no sirve para nada. Eso habría que verlo. Aun así, ofrece un abanico de posibilidades infinitamente más alentador que... no hacer nada. En todo caso, cuando uno ve el entusiasmo con el que patronal y gobierno combaten la huelga, como que le da por hacerla aunque sólo sea por joderles.

-No puedo permitirme perder el sueldo de un día. No me apetece contestar a esto, ya nos reiremos juntos de esta frase cuando veas tu nómina dentro de 6 meses, si es que aún tienes. En muy poco fía vuesa merced sus derechos.

-El país no está para huelgas. No, más bien está para que godzilla tuviera diarrea, pero tiene cojones que el país esté para subvencionar banqueros, indultar banqueros, y por lo general reírle las gracias a cualquiera que diga "oh dios mío he visto a un pobre entrando en una casa... ¡con la llave!", y no esté para que ejerzamos el derecho a la protesta. Casualidades, oiga...

-Ejque yo quiero ejercer mi derecho al trabajo. No lo tienes. Antes de volver a decirme una memez entérate de quién es la reforma laboral y de qué se alimenta. Tú ahora no trabajas porque es tu derecho, sino porque su graciosa empresarialidad te otorga esta dádiva (que igual puede quitarte si no la haces feliz). Por cierto, el derecho al trabajo se muestra trabajando (cosa que mucha gente no puede hacer), no esquiroleando.

 Cuando de "mi derecho al trabajo" al "Arbeit macht frei" (el trabajo [te] hace libre) hay una línea finérrima.


-Yo es que lo de la reforma lo veo bien. Una de dos, o ves demasiado youtube últimamente, o a ti es a quien van a hacerle la huelga. Si ninguna de las anteriores aplica, vete a leer un poco, criatura, y luego si quieres te vas a venderte como esclavo tú solito (amancio está buscando) y nos dejas en paz a los demás.

-Así se les terminará el cuento a muchos. Sin duda. Muchos cabrones que resulta que una ett les llama para cobrarles por trabajar (como en aquella película de La Ley del Silencio, que trataba sobre modélicos emprendedores creadores de empleo) y van y dicen que no quieren trabajar porque les pagan una mierda. ¿No querías trabajo? ¿A qué coño vas ahora pidiendo dinero encima? Nada, a cavar zanjas todo el mundo... que no sea rico.

-Yo ejque soy funcionario y eso no va conmigo. A lo mejor resulta que yo me muevo entre dimensiones diferentes sin darme cuenta, o más bien es que no te has enterado de que te bajaron el sueldo, te lo bajarán más, te subirán la jornada, no te reemplazarán, y además están trabahandou en ellou para poder echarte el día de mañana y así repartir más prebendas entre colegas con subcontratas. Todo esto suponiendo que de verdad te la suden todos los mortales que no son funcionarios y que total, sólo pueden ser tus familiares, amigos, o ya puestos, para quien trabajas.
-Pero mira cómo con la reforma de zp fueron unos blandos, y ahora con rajoy todo a dar caña. Cierto. Los sindicatos son unas nenazas vendidas y hacían lo que fuera por un beso del cejas. Pero no sabía que eso implicaba que ya no vale subirse los pantalones.


Por todo esto, en Oz Odio a loz Trez nos mojamos, no como upd, y exigimos bajo pena de fusilamiento sumarísimo recomendamos encarecidamente hacer huelga, porque odiamos mucho el rollo mafioso de los sindicatos, pero mucho más odiamos el paro, la miseria, y la corrupción mafiosa de los señoritos, que ahora se nos impone por ley. Claro que hasta ahora eso nos ha condenado a repudiar la democracia, pero ¡ey! ya saben, si les da por acabar de gritar "vivan las caenas", aquí estamos esperando a la dignidad humana por si se baja a jugar.

Cojan fuerza damas y caballeros, Los patrones ya han montado sus piquetes hace tiempo.

No hay comentarios: