03 octubre 2011

Los fantasmas atacan a españa III: resaca (intermezzo)

Sales una noche, a ver qué pasa. Sales con unos peces gordos de la oficina, gente que realmente maneja el asunto, y te invita a una cantidad salvaje de alcohol. Entre tambaleos, ves que te llevan a un club lleno de gente a la última. "Estamos en la champions lij", te dicen. Aunque estás menos despierto que una vaca a punto de ser sacrificada, las pocas sensaciones que te llegan son guays: buen rollo, sonrisas, hombres amables y mujeres bonitas, y muchos tratos. Tratos estupendos, apuestas, desafíos, mucho cachondeo, aunque sospechas que son cosas que sobrio no harías. Y finalmente, te presentan a una maquillada hasta arriba y haciendo parecer monja a un maniquí de breska, y te dicen entre risas, "esta es una cerdilla" mientras te dan con el codo. Te aflojan un par de billetes para invitarla. Comentan mientras siguen las carcajadas "¡han vuelto los conquistadores!"

Te despiertas al día siguiente con un dolor de cabeza brutal.

Los fantasmas atacan a españa II: el fantasma de la españa del presente

Aviso, todo lo que van a leer ahora es pura especulación, que no debería ser tenida en cuenta más que lo que pueda decir Moody's o Standard & Poors (que sigo pensando que se llama así porque todos los que no son ellos -el standard- terminarán siendo pobres).

Al grano:

Los últimos meses han coronado la gestación de lo que parece ser un proceso de enfrentamiento social análago (qué casualidad) al sucedido en España entre 1808 y 1939, y que parecía haber quedado enterrado tras 1981. Me atrevo a decir que esta primavera puede valer como punto de inflexión (no sabemos aún si hacia arriba o hacia abajo, de eso tratará el próximo fantasma). Esta gestación, a mí me gusta localizarla en un momento aparentemente tonto, y que después se ha revelado como definitorio de nuestra realidad:

2003.