18 agosto 2011

17-8: la crónica


Después de tres meses viendo manifestación tras manifestación pasando por el monitor (obviamente no por la tele ni por la prensa escrita), cada una con sus convocatorias, vídeos, comentarios, críticas, más vídeos de palizas policiales etc omnia, por fin tuve ocasión de participar en persona en una. Una además, con un contenido muy concreto: la organización de la Jornada Mundial de la Juventud por la Iglesia católica, con generosa financiación y prebendas por la cosa pública.

Si alguien anda como todos nuestros gobernantes, sin saber por qué alguien querría manifestarse contra algo tan entrañable como tener aprendices de hooligan por las calles una semana, léase la entrada anterior, que creo que quedó claro.

Al grano.

15 agosto 2011

Manifiesto para el 17-8

No faltan comentarios sobre lo sectario, malvado, radical, etc. de la "marcha antipapa", como muchos se empeñan en llamarla. Se prestan grandes oídos mediáticos a católicos escandalizados por el "paletismo" de aquellos que "no quieren dejar a los católicos expresar públicamente su fe".

Siento desilusionar a los que quieren sentirse mártires. No nos ha traído eso aquí.

Personalmente, sin embargo, sí me preocupan ciertos argumentos de los aquí reunidos: hablar de los escandalos relacionados con la homofobia o la pedofilia, por poner un ejemplo. No porque apruebe tales conductas, sino porque llego a sospechar que si la iglesia católica no tuviera tales defectos habría personas que verían esto con buenos ojos. Cuando lo que nos pasa es que nos sentimos robados.

08 agosto 2011

Licor del verano

Sólo un comentario.
Después del periplo por tierras extrañas, el otro día en la droguería me dije "hey nigger, whaddafuck, y me pillé un dentrífico+elixir de licor del polo. Por eso de volver a las cosas españolas. Cual no ha sido mi sorpresa cuando voy a estrenarlo ahora, y veo que licor del polo ya no existe.
Como la wiskipedia española me falla casi tanto como la memoria no recuerdo donde tenía su sede la compañía licor del polo. ¿La Coruña? ¿Bilbao? El caso es que, como decía, ya no existe. Ahora es sólo una marca. Que pertenece a Schwarzkopf, lo que a su vez, significa que pertenece a Henkel Ibérica, una filial de la multinacional alemana, radicada en Barcelona.

Recuerden esto la próxima vez que les hablen de
-la deuda de españa con cataluña citando las cifras de empresas con sede en cataluña.
-que los pobres alemanes siempre tienen que ir pagando nuestro despilfarro en la vida sin sacar nada a cambio.

Nos vemos de vuelta en casa.