17 mayo 2011

No les votes: los méritos propios

Recuerdo que en 2009 podía ver por todas partes esos carteles del psoe para las elecciones europeas: "No pueden sacarnos de la crisis quienes nos han metido en ella". Los carteles estaban convenientemente decorados con la cara de berlusconi, de sarkozy, del trío de las azores, y lindezas similares. Sin embargo, obviaban totalmente quién había gobernado el país desde 5 años antes. Obviaban también al gobernador del banco de españa, y a dos ministros de economía desde 2004. Esos mismos que aún, hoy, a 17 de mayo de 2011, no han parado de decir ni un solo mes que "estamos en el mejor momento para invertir en vivienda".



Entre todas, resulta especialmente ridícula esta campaña electoral del psoe, posiblemente porque al estar ya en el gobierno se hacía muy evidente la mentira. Posiblemente un día tendremos una avalancha en los psiquiatras de dirigentes del psoe destrozados por la esquizofrenia de estar cuatro años sirviendo fielmente a la banca y los especuladores, para luego venir hablando de "pararle los pies a la derecha".

Hagamos una brevísima relación de los logros de esta izquierda:
-Retirada de irak.
-Aumento de la presencia en afganistán.
-Retirada repentina de kosovo, meses después de la declaración de independencia.
-Participación activa en la guerra de libia.
-Matrimonio homosexual.
-Aumento de los pagos a la iglesia católica.
-"Bajar impuestos es de izquierdas". Desaparición del impuesto de patrimonio, retirada de las SICAV de la competencia del ministerio de hacienda por estar la inspección investigando los fraudes en ella.
-Subida del iva al 18%.
-Plan bolonia: hablando de la convergencia europea, se equipara el sistema universitario al estadounidense de 4+1 años, mientras casi toda europa continúa con el sistema de 3+2 años. Obligatorias las prácticas (pagando el estudiante) en empresas en todos los grados, y las maestrías, de pago, son obligatorias para ejercer.
-Plan para la privatización de renfe.
-Ave a barcelona, málaga y valencia. Desaparecen automáticamente los demás transportes por vía desde la capital.
-Privatización de la sociedad de gestión del ISBN.
-Privatización de la gestión de aeropuertos.
-Privatización parcial de las loterías y apuestas del estado, a un precio además, tasado al 10% del valor estimado. No un 10% menos, sino al 10 del total. ¡¿¡¿10%?!?!
-Se baja el sueldo a todos los funcionarios públicos.
-Parte de la sanción por despido improcedente (el llamado despido libre) es pagada por un fondo al que contribuye el estado y el propio trabajador directamente. Estas sanciones bajan además su cuantía total.
-Se bajan las pensiones y se aumenta la edad de jubilación. A los 67,5 años, de media una pensión un 20% menor.
-Se ofrecen mayores bonificaciones a las empresas por contratar trabajadores. Para esto no es necesario ahorrar. Lo llaman "políticas de empleo activas".
-Se empaquetan las cajas de ahorros y se preparan para su venta a la banca.
-El gobierno se salta las formalidades y empieza a decidir las políticas en reuniones con empresarios.
-Se coloca en el gobierno a una agente de las grandes productoras audiovisuales, a fin de cumplir con una exigencia de Obama y Biden (el último personalmente): censurar la red y multar administrativamente, puesto que por los procedimientos legales no les es posible.
-Se patrocina una reforma del estatuto de cataluña, que ha provocado movimientos similares en otras regiones. Todos los estatutos tienen una cualidad común: todos incluyen una importante razón por la que esa región debe ser la que más financiación estatal reciba.
-Voto junto con PP y CIU para bloquear una iniciativa para que las hipotecas cancelen con la entrega de la casa (el objeto y garantía del préstamo).

Esto es lo que sale así a bote pronto. Imagino que me dejaré cosas en el tintero. Cualquiera diría que nos gobierna el che guevara redivivo.

En cuanto al otro ala del partido único, el pp, no merece mucho comentario: todos sabemos a lo que juega. Sí merece la pena recordar, sin embargo, a su "gran moderado", el faraón ruiz gallardón: en 8 años, ha disparado la deuda del ayuntamiento de madrid un 500% (30 años de deudas), privatizando hasta las bibliotecas municipales, y prohibiendo la música en la calle y en los bares.

La votación de la intervención en libia, particularmente, resulta desoladora: más del 90% de diputados aprueba participar en el ataque (a posteriori, puesto que ya el gobierno lo había decidido la semana anterior). En los grandes medios de comunicación, la proporción es similar. En la calle, sin embargo, resulta imposible reunir una mayoría de partidarios en ningún sondeo (a pesar de los intentos).

Estos son, muy grosso modo [;)] los mimbres con los que llegamos a esta primavera de 2011. Y ahora nos vienen otra vez pidiendo el voto para "dar confianza" y "pararle los pies a la derecha", respectivamente.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Parece que con los anónimos eso de debatir es más interesante... :P

Faltan cosas en tu entrada... Y algunas, bastante significativas: la ley de dependencia, la ley del aborto, la ley contra la violencia de género, las leyes de educación, la ley de memoria histórica, la ley de igualdad, la ley antitabaco, el canon digital, o cosas menos conocidas, como la cesión de la gestión de aduanas a engendros como speedtrans.

Nuestros políticos (los de los demás también) dan mucho asco. Como muestra, los que mandamos a Europa, donde no sé si me parece más peligroso que todos nuestros europarlamentarios aprueben la guerra de Libia (todo el PP, PSOE, CIU, ERC, ICV, y parte de la izquierda europea y los verdes, http://www.larepublica.es/spip.php?article23503 ); que nos intenten envenenar permitiendo en la comida mucha más radiactividad de la que aceptan para los japos (y que a la gente le dé igual porque lo de fukushima ya no es grave porque no sale en la tele); que todos quieran volar en clase preferente excepto 4 (uno de CIU, otro de ERC, otro de ICV y una del PP); o que muchos, como el pobrecillo Sosa Wagner (http://www.mimesacojea.com/2009/09/leccion-de-democracia-y-ole.html), no sepan normalmente ni qué están votando. Y eso que les pagamos mucha pasta para que vayan a "trabajar" (y van poco, que es muy cansado), voten, y (para la próxima) estaría bien exigir que, al menos, se enterasen de algo...

En fin, no les votes :P

Despotrikator dijo...

Bien, Perri. Vamos a ver qué ocurre el domingo... y sobre todo después porque mucho me temo que se avecina una nueva ola de recortes de la que no hablan ahora por eso de las elecciones.
Comparto tu post con tu permiso.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Sería la leche que NO LES VOTÁSEMOS!

Pero a NINGUNO DE LOS MAYORITARIOS!

VOTAD en masa, pero A OTROS. A ver si tienen los cojones de invalidar las elecciones, pretender que no ha habido participación o directamente hacer un pucherazo.

Sería la leche que hubiese un record histórico de participación y que los sinvergüenzas de siempre no sacaran escanios como para gobernar ni pactando entre ellos (PP, PSOE, CIU, etc...). Qué pasaría entonces? Tendrían la decencia de admitir su derrota? O dejarían a un lado sus máscaras y se aliarían en contra de sus esclavos, convertidos en enemigo común?

En realidad es muy fácil comprobarlo: VOTAD VOTAD Y VOTAD. VOTAD COMO NUNCA LO HABÉIS HECHO. PERO NO A LOS QUE YA HAN TENIDO MÁS QUE SUFICIENTES OPORTUNIDADES (DEMASIADAS) DE DEMOSTRAR A QUÉN LE DEBEN LEALTAD.

VOTAD!!!

Ferguson.