28 mayo 2011

Los fantasmas atacan a españa: ¡extra! vuelve el pistolerismo.

Barcelona, junio de 1921: Evelio Boal es liberado de la Cárcel Modelo de Barcelona. Unas horas después, la policía justifica su asesinato en la calle en virtud de la Ley de Fugas

Barcelona, 10 de marzo de 1923: pistoleros de los "sindicatos libres" de la patronal catalana, avalados por la Lliga Regionalista de Cambó, asaltan a tiros a Salvador Seguí (El Noi del Sucre), acribillándolo y de paso matando a otro de sus acompañantes. Unos días antes, había recibido una nota: “Reunidos los elementos del Sindicato Libre, hemos acordado asesinarte a ti y a Pestaña, entre otros. Esta vez no escaparéis ninguno, aunque tu serás el primero”. El gobierno protege y defiende la actuación de estos "individuos misteriosos".

España, 1933, la guardia civil y la guardia de asalto proceden a proteger la higiene pública en Casas Viejas (Cádiz). Los jabones antiguos sí que mataban gérmenes.

Barcelona, 27 de mayo de 2011: unos individuos, con la excusa de venir "ahí de colegueo con los barrenderos", se tiran todo el día dando palizas y robando, con el resultado de 121 heridos, incluidos 37 de los matones en cuestión, y la apropiación de diversos efectos personales de los acampados (no está nada mal el punto de llamar a una gente "perroflautas" y luego ir a robarle sus cosas perrofláuticas). Estos dicen ser mozos de escuadra, lo que es más tarde confirmado por el consejero de interior, de la Lliga Regionalista CIU. Al parecer, los vicios modernos (tener todo el mundo cámara, una prensa que pretende gustar al populacho, los putos derechos humanos etc), junto con el número de "terroristas" han obligado a usar pelotas de goma, porras, botes de humo y el GTA Sant Jordi en vez de la reputada Astra, pero el espíritu sigue en pie.

Para pensar en casa: Las implicaciones de enviar centenaares de agentes no identificados a la calle. Para que se hagan una idea, ustedes están obligados a ir identificados, y en muchos países europeos a llevar la carita visible, para que se pueda ver quiénes son violentos-antisistema-amigos-de-los-terroristas. Sin embargo, unos señores se plantan en la calle armados, y cuando alguien pregunta quiénes son y en base a qué ley actúan, contestan a ostias. Mucha gente no es consciente de la gravedad de los hechos: a efectos legales, todos esos tipos, por mucho uniforme que lleven, son "secretas", actúan fuera de la ley, y sus órdenes, con mucha suerte, formalmente legales, pero obviamente una demostración de matonismo político. Y encima el míster habla de los pobres policías heridos, que sólo estaban recogiendo flores.

En definitiva, cuando le vengan a hablar los que mandan del respeto a la ley y el orden, ríase, que es sano. Son como los niños que cuando van a perder jugando al parchís, rápidamente dan un golpe al tablero, o que cuando viene alguien de fuera le aburren con "aquí ejke jugamos así".

No hay comentarios: