19 enero 2011

SGAE sí, cultura no

Uno de los argumentos más repetidos de todos aquellos que defienden el libre intercambio es aquel de Ignacio Escolar hace ahora 10 años: mientras que los discos a quien benefician es al intermediario, el músico gana dinero, prestigio y experiencia sobre todo con sus actuaciones en directo.

Pero nuestro amado jefe, ARGJ! ha encontrado la manera de terminar con esta mierda, y de paso, arañar unos durillos para ese cuarto de las ratas que son hoy las arcas municipales.

El remedio es fácil: nadie podrá dar conciertos si no es una sala de conciertos. O sea, bares, cafés y otros garitos sin licencia, quedan sometidos al silencio bajo multa, y por si alguien pregunta, no están haciendo la vista gorda. Bueno, silencio no, siempre puedes pagar a la SGAE y poner música enlatada y procesada.

-Pues sáquese una licencia, hombre. No voy a debatir memeces. Valdrá recordar el historial del ayuntamiento en cuanto a demanda de sobornos a cambio de licencias, y los problemas que han encontrado en los últimos 4 años por sistema las pocas salas que se seguían atreviendo a dar música en directo.

Y la verdad, si alguien me va a venir hablando de liberalismo, como si no hubiera bastantes liberales revolviéndose en sus tumbras a estas alturas cuando un cacique los mienta, deberé señalar que no es una ordenanza municipal, sino la aplicación de una ley autonómica de hace 12 años. ¿Quién gobernaba la comunidad entonces? ¿Y ahora, que sigue en vigor?

La norma es muy cachonda, además, porque si tienes licencia pueden tocar "cuatro actuantes distintos por día". O sea, que el ayuntamiento decide quién, dónde y cuánto canta.

¡Viva el mundo libre, y quien lo pueda ver!

1 comentario:

Despotrikator dijo...

Menos mal que, por lo menos, podemos descojonarnos cuando los más insignes y significados partidarios de la SGAE se menten a defenderla. Mira este articulillo de la señora ministra de Curticia:
http://www.elpais.com/articulo/cultura/adversario/elpepucul/20110118elpepicul_2/Tes

Habla de lo importantes que fue para el Quijote la invención de la imprenta recién creada en 1604... ¡JOder no sabía yo que Gutenberg inventara cosas 140 años después de morirse!

Jajaja