18 enero 2011

Personajes de mierda de ayer y de hoy, 0: ARGJ!

Llevo meses preparando esta sección, que debería haber comenzado con un vistazo a la vida de ese gordo fascista llamado winston churchill, pero alberto ruiz gallardón ha hecho méritos sobrados para robarle el honor. Además, qué demonios, sus iniciales son infinitamente más guays que las del hijo de la gran bretaña. Si en vez de jiménez hubiera sido hernández, sería perfecto para lo que nos ocupa.

Por si alguien aún andaba arañando el cascarón a estas alturas de la película, nuestro gran amigo ruiz gallardón, el moderado, el centrista, el hombre culto y dialogante, nos premia estos días con un nuevo chiste. Enseñar deleitando (Docere et delectare) que decía el poeta.


Comentábamos el otro día que el arriba mentado, todo un genio del "centrismo liberal", tiene madrid endeudado para los próximos 32 años. Bueno, eso era en 2008, ahora prefiero no saber por dónde va la cosa. Ahora, concretamente, parece que suma un 20% de deudas más que todas las demás capitales españolas (contando las plazas africanas, 51). Si gallardón fuera a un concurso de esos de gastar x dinero en un tiempo dado, posiblemente haría quebrar a la productora entera, por el expeditivo sistema de hacer contratos multimillonarios para sus amigotes, y aquí paz y después gloria.

Pero, ¿qué pasa cuando estás en bancarrota? Bueno, la respuesta es muy diferente según quién seas.

a) Si eres un particular o pequeño empresario, tus opciones pasan porque sea hacienda quien se haga cargo de tus cuentas (al menos así era antes del "libegalismo"), lo que a muchos empresarios, curiosamente, los saneaba y los dejaba en números verdes, lo que nos hace pensar que una economía en manos de inspectores de hacienda en vez de florentinos y ferranes quizás podría convertirnos en potencia galáctica. Me desvío. Las otras opciones son meterle fuego a tu local o casa y esperar que el seguro pique, o simular tu muerte, sacar algún pellizco y cambiar de cara para volver a empezar. Una última opción de emergencia, que hoy resulta complicada gracias a la tecnología para esclavos de que "gozamos", es coger una escopeta y echarse al monte.

b) Si, por el contrario, eres un gran banquero o empresario, tus opciones son bastante más apetecibles. En esencia, dejar que el Estado a quien tanto criticabas se haga cargo de la montaña de mierda que dejas, y llevarte tu carretilla de billetes, bien a un amable retiro, o a una aún más amable posición en una empresa aún por quebrar.

c) Y por último, si eres un gobernante al uso, lo que se hace en caso de quiebra ya se lleva practicando, en nuestro lado del mundo, desde tiempos de los Tolomeos: exprimir a los pobres, que puede que tengan poco, pero menos aún corren. Si no tienen claro a quién va a parar ese dinero, repasen el punto b.

Hechas las tales presentaciones, el que quiera más información que pregunte por la crisis de los parquímetros, por
el túnel la piscina más grande de europa, por el "minivaticano" (que por suerte parece muerto por el momento) y tantos más.

Continúen a la escucha

No hay comentarios: