08 diciembre 2010

El terror sacrílego del bosque

Estos días asistimos a cómo nuestro gobierno, cansado de mariposonear, se ha propuesto demostrarnos que nos odia mucho mucho. Para tratar de explicarlo, son muchos los medios y opinadores que intentan dar sentido al "cambio" operado en la política zapatil. Veamos con un poco de perspectiva (sólo un poco, otro día hablaré de la evolución de la economía española desde el siglo XVI ;D).

Un ciudadano súbdito intentando "echarle un pulso" al talante y la democracia de bambi rodríguez.

Comenzaba el siglo y todos éramos jóvenes y guapos, cuando ZP se convirtió en secretario general del PSOE, o, para entendernos, en uno de los dos cónsules de nuestra humilde colonia.

El círculo de su entonces mayor rival, El patriarca de la Caja Castilla la Mancha, acuñó para él el mote de Bambi, y la caverna le fue poniendo con el tiempo otros motes como "zapatitos". Y es que a ZP le gustaba hacerse querer recogiendo lo que parecía más patente en la sociedad: los españoles queríamos ser "modernos, europeos y progresistas," nos maravillábamos de la gran esperanza hintelectual que somos para occidente, y nos dolía tener un gobierno totalmente falto de talante, modernidad, y encima aliado con uno de los políticos más estúpidos de nuestro tiempo (estamos poniendo muy alto el listón) en una de las guerras menos glamourosas de nuestra época. Tan mala era la propaganda que sustentaba aquello, que la inmensa mayoría de la gente se sintió el jodido sherlock holmes tras ver las explicaciones de colin powell, su amiga ana palacio y el resto de las autoridades coloniales en españa.

Podemos recordar cómo entonces el esperpento del 11m consiguió que en lugar de tener al perezoso como nuevo virrey, fuera bambi el elegido para tal misión. Bambi empezó de manera adorable, haciendo equilibrios sobre sus jóvenes patitas, y tomando las que posiblemente hayan sido sus únicas decisiones coherentes: un cambio administrativo para permitir el matrimonio homosexual (se puede estar a favor o en contra moralmente, pero es indudable que resuelve un montón de problemas legales que se estaban dando en la realidad), y una decisión estratégica que consistió en la retirada del irak de la prosperidad y la democracia. Aquí nuestro cervatillo tropezó, y la retirada se hizo con tal caos e improvisación que el coste fue bastante ruinoso. Todos pensamos que era normal, y que ya el bicho crecería, y prondo trotaría alegre por la pradera sin más tropiezos.

Sin embargo, nuestro buen bambi empezó a rodearse pronto de malas compañías. Y lo más curioso, no se le veía fuera de sitio: en los años finales de la carrera ladrillil los hamijos de bambi propusieron planes que dejaban claras sus ideas: vivir en 30m2 es un lujo al que quizás podíamos aspirar, y, por supuesto, fomentar el alquiler. En otras palabras, alguna gente debería vivir de tener casas y no de trabajar como los pobres. Muchos no querían verlo, pero el verdadero amor de bambi siempre ha estado ahí.

Y es que bambi no ha querido nunca decirlo, pero siempre quiso ser cazador. Nunca en tal se vio otro ciervo, diciendo cosas como que "bajar los impuestos [a los ricos] es de izquierdas". Conocemos el síndrome de estocolmo, pero esto pasaba de castaño oscuro. Sin embargo, muchos daban en pensar, como me han dicho en discusiones políticas, que la camada de zp es de izquierdas en política social porque legalizó el matrimonio homosexual. Yo no sé mucho de economía ni de sociedad, pero en mi pueblo, cambiar una cosa de nombre y meterlo en otra categoría legal no es algo social ni económico, sino administrativo.

Bambi seguía corriéndose juergas con sus nuevos amigos, y ahora todo el mundo mira para otro lado, pero RENFE, CORREOS y seguramente otras que ahora no recordamos fueron empresas que ganaron el trato progresista, moderno y europeo de zp. Tardaríamos ahora en hacer una lista de la cantidad de favores a ricos y parásitos que hizo nuestro amado protagonista, pero baste añadir a su "fase socialista no como ahora que es de derechas" dos de mis medidas favoritas: el cheque bebé, una garantía de que las cunas y los pañales pudieran subir un 1200% de precio, que para eso es la pólvora del rey, y la legendaria devolución de los 400 erios. Una medida que no sabemos si copió de Bush en 2001 o directamente de Nixon en futurama, pero que en todos los casos ha tenido el mismo efecto: el mismo que utilizar todo ese dinero para encender puros, y además el colega solves inventó una forma de que esa fortunaza encima cotizara.



Empezaron entonces las manifestaciones por la vivienda digna. Según todo el mundo una banda de radicales. La policía no se cortó un pelo a la hora de reprimir a tales derrotistas enemigos del pueblo. Encima que teníamos un gobierno comunista, la gente pidiendo cosas imposibles, como que la especulación que el señor ha creado la quisiera parar el hombre.


Gentuza de agitadores. Si todo el mundo sabe que es la inversión perfecta.

Ante estas medidas, en portugal se organizó un ciclo de conferencias sobre Mannerheim, y cómo el país debía prepararse para afrontar una guerra frente a la nueva potencia soviética.

Y en esas hemos seguido, repartiendo dinero para todos, políticos, constructores, políticos autonómicos, autonomías que quieren pagar a los constructores, constructores que ahora tienen carreteras, políticos que vienen de parte de los constructores, constructores que tienen amigos políticos en las autonomías, ayuntamientos y juntas de vecinos, y por supuesto, todo bien regado con comisiones y favores a la santa madre iglesia y la banca. Una banca que, fardaba la prensa, molaba tanto que no sólo se había quedado con nuestro país, sino que estaba haciendo lo mismo con todo el continente americano.

Bambi había urbanizado y endeudado todos los pueblos alrededor del bosque, donde el metro cuadrado se había disparado de precio. En otros bosques pasó igual con otros animales carismáticos y listillos, pero sólo en la selva que es españa hemos rodeado nuestra silueta con una barrera de ladrillos.

Sucedió entonces que los cazadores, endeudados como estaban, empezaron a decirle a bambi que por qué aún había tantos animales gordos en el bosque que no se podían comer. Bambi, hastiado porque durante años mimó a los cazadores haciéndose pasar por amigo de todos esos bichos estúpidos, durante un tiempo hizo como que no oía nada, pero cuando la presión fue creciendo bambi decidió quitarse la careta:


Le metió fuego al bosque, para cargarse a la bastarda de su madre, que aún a veces le daba la tabarra con que si la especulación esto o lo otro (cuando la especulación es lo único bueno de esta vida, que dicen sus dueños), y de paso para empezar a venderlo baratito en parcelas, y la madera para aglomerado.

Se convirtió en bambi el "ajustador", y entonces todo cambió: siguió minando los servicios y la función públicos, privatizando lo que quedaba y regalando dinero a mafiosos y mafias, y otros delincuentes. La única diferencia es que ahora lo hace con una mirada de asco visceral hacia
"esos siervos idiotas que ni saben lo que son" "los privilegiados", y por tanto, sin ningún disimulo, a decretazos, y una semana sí y otra también. Vamos, que está desatado, pero las bases de su programa de gobierno no han cambiado: marear la perdiz con los idiotas del populacho (tíos, qué wai que nos van a bajar las pensiones, y así no nos las bajarán en el futuro), y dar negocio y dinero a quienes ya tienen ambas cosas.

Así que cuando alguien les hable de cómo el pobre zp sigue siendo presa de los meracdos que mira lo que le están obligando a hacer, más bien piensen que no parece que le estén obligando mucho, ya que han cambiado las formas, ha cambiado el discurso, pero el fondo del asunto ha sido siempre el mismo. Desde 2004, desde 1996,... y así transcurre nuestra "democracia" "pluripartidista".

En todo caso, alivia poder leer por wikileaks que nuestros amos están contentos con nosotros.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Chapó!