24 noviembre 2010

La resistencia es inútil

Y no hablo del mensaje del rey a los trabajadores para estas navidades. No hay que ser el jodido Sherlock Holmes para darse cuenta de que llevo tiempo sin terminar una sola entrada. De hecho, hace tiempo que ni comienzo ninguna: el blog ha tenido unas vacaciones como ya querríamos los demás. Durante varios meses, el odio y la bilis que me provoca el mundo real se ha diluido como un azucarillo en conversaciones con los hamijos, o por las calles de Miskolc, donde se ha instalado recientemente el nuevo cuartel general.

¿Qué ha pasado, entonces, para que vuelva desde mi feliz exilio al otro lado del telón de acero, una vez más echando espumarajos por la boca como un poseso, agarrando a la gente por las solapas y gritándole que el fin del mundo está próximo?

Nuestra nunca lo bastante apreciada ministra de sanidad, la gran Hipatia de Benidorm, nos avisó a todos hace ahora un año de que se avecinaba un acontecimiento planetario, y nosotros que somos lerdos, y no entendimos a nuestra gran lideresa (una de tantas), nos reímos pensando en las ridiculeces que se traían entre ellas y rodríguez. Nos equivocamos, en efecto estamos asistiendo a un acontecimiento planetario.

En todo el planeta, las fuerzas del capital, en verdad nos están haciendo asistir a un gran acontecimiento: la fiesta de su triunfo final, sobre todo atisbo de organización y eficiencia. Una vez más, los bárbaros entran triunfantes, pero ahora a gran escala. Sólo pequeñas aldeas irreductibles resisten, por el momento, al invasor. Pero en fin, es sólo cuestión de tiempo que caigan.

Nos, por nuestra parte, pensábamos que bastaba con emigrar al país del húsar para huir de toda esta basura, pero es imposible. Como en la típica peli de acción yanki el pasado, en este caso nuestra rabiosa españolidad, nos persigue sin dejar respiro. Así, mientras intentábamos labrarnos un porvenir nuevo e inocente, empezaron a llegarnos sin parar noticias:

-La impresionante "huelga general" convocada a pesar de los sindicatos. Según ellos un triunfo total: nombran a uno de la ugt ministro de trabajo en lugar del ingenuo corbacho. Al día siguiente, el mismo que iba sujetando la pancarta, sale diciendo que el desmadre laboral de zp es bueno y justo. Tócate los cojones. Después alguien dice que los sindicatos tienen mala fama. Con esos mimbres, lo siguiente será trabajar hasta reventar a los 70, 80, 90... todo depende de lo que digan los hamijos del patán de turno. Y si no revientas, a mendigar, leñe, que el estado tiene muchos bancos que mantener con tu iva.

-Hipatia de Benidorm, ministra: ZP reforma su peaso gobierno. En su línea de firmeza y coherencia, después de dar el coñazo 2 años y medio con la niña tonta de Alcalá de los Gazules, la deja de subsecretaria sin contemplaciones (la pobrecita tendrá que sufrir una terrible subida de sueldo, encima). Como secuela mortal de este nuevo experimento, tenemos una nueva ministra de sanidad: la conocida filósofa, física y poetisa Hipatia de Benidorm. Falta nos iba haciendo. Pero por si alguien está inquieto, todo está bajo control: mari ángeles gonzález sigue de ministra de cultura. Y no se llama sinde, coño, que es el apellido de su padre. Es que es plagiadora hasta con el dni, la muy bastarda.

-La desertora Angela Merkel sigue haciendo méritos, adhiriendo para el Reich nuevos y (aún) ricos territorios de la Germania ulterior. Mucho hablar de los rigores del régimen comunista, pero si una persona así no sólo no fue fusilada, sino que medró hasta la caída del muro, es señal de que la RDA era mucho más blandengue de lo que la propaganda capitalista nos pretende vender. Las actuaciones de esta señora, sus colegas mercados y sus fieles lacayos como zp, merecen un cubo de basura aparte.

-La mierda del Sáhara. No mucho que decir sobre este tema que la poca gente que aún no se ha sacado el carnet de subnormal no haya dicho ya. Mejor controlamos la bilis.

-ZP es tu amigo, camarada banquero. Esto me pasa por tardar una semana en escribir, que se acumula la bilis.

Y citando a los grandes poetas que me deleitaban en mis dorados años de juventud:
Es la hora de combatir la estupidez, del reparto de papeletas, de los mamporros.
El mundo puede empezar a tener miedo a un planeta Def
porque ya nada en el mundo nos podrá detener.
Permanezcan a la escucha, ¡imbéciles!

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ya era hora de que publicases algo!

Y ya va siendo hora de que te pases por Graz!

Gangianazo!

xD