22 junio 2010

Hoy todo el mundo es feliz.

Leo en la prensa una noticia de esas que no suelen aparecer en los grandes titulares:

La Unión Europea no se preocupa sólo por los bancos.

Y es que recortes sociales, de entrada no. Mientras escribo esto, me llega con el olor de la comida la voz de las órdenes (también llamadas noticias) de antena3: "preocupación entre los expertos porque los jóvenes son violentos". Hablan sobre cómo aún queda gente que no se mete en los bares a emborracharse y en casa a jugar a la consola.

Y así, de una en otra, nuestros amables gobernantes nos están ahorrando el esfuerzo de querer desenmascararlos.

Por suerte, vivimos en el mejor de los tiempos posibles, o algo...

07 junio 2010

Actualidad del mundo: barcos y patatas.

Confieso que, como muchas otras personas, me he sentido indignado la semana pasada. Por un rato, al menos. Luego por suerte, ya me dijeron que había sido un triunfo de la democracia el poder detener una flota de terroristas que iban a desembarcar en palestina con tanques, cañones, e incluso, dicen las malas lenguas, con bombas de tocino y otras armas antisemitas. En definitiva, los países de bien que pagan sus impuestos a la banca y van a las asambleas donde se reúne el buen gusto y el tronío internacional han acordado decir que están "poco contentos" por el affaire de la flotilla de la libertad, que eso no se hace, que a la próxima harán al embajador israelí invitar a los demás a patatas fritas, y que son unos desproporcionaos, hombre, que aunque fueran sólo turcos, que no se pensaran que estaban matando, qué sé yo... ¿palestinos? En resolución, han decidido "lamentar" el incidente. Esta mañana en la tele nuestro queridísimo ministro de asuntos exteriores decía que esto era la ostia, y que seguramente ahora mismo en el consejo de ministros de israel reinan las caras largas y la desconfianza mutua, porque han defraudado a sus seres queridos, que han parado de echarles piropos.

Que yo recuerde, en España se prohibió un partido político por "lamentar" atentados, y eso que hablaban de lo que hacían sus colegas, que Israel no ha lamentado nada ni mucho menos. Por supuesto, una gente con mullet unisex no merece la misma consideración que un país que por ser, es tan guay que es europeo aunque esté en asia, o que puede ir a tu casa y pegarte 4 tiros en defensa propia. Y luego van los que presumen de legales y lo "lamentan". Si los de batasuna espabilan, los tenemos de aquí a nada pidiendo que españa les venda armas también a ellos, que para eso llevan décadas "lamentando", que ellos sí que son sentimentales.

Si alguien piensa que es que el derecho internacional es así, hablemos ahora de otra historia de barcos, que se ha oído menos por aquí.

Quizás alguien recuerde que a finales de marzo un barco surcoreano se hundió. De manera muy espectacular, con explosiones y partiéndose por la mitad. Después de unos mensajes iniciales de prudencia, rápidamente se nombró una imparcial comisión internacional, con EEUU, Australia y Canadá, para investigar las causas. Antes de que esta comisión terminara de investigar, el gobierno de Corea del Sur acusó al Norte y empezó a disponer todo tipo de sanciones.

Y por fin, los resultados de la superinvestigación: se han encontrado restos de un torpedo norcoreano en el lugar. Restos enormes y preciosos, y con unas inscripciones en coreano. Blanco y en botella... La semana siguiente, varios diputados y periodistas se atreven a dudar de la versión oficial: es cuando menos decepcionante que un buque antisubmarinos sea hundido por un submarino en plenas maniobras militares, esas letras tan bonitas están escritas sobre el óxido de las piezas, y además es raro que queden tantas partes enteras de un torpedo que parte un barco por la mitad. Para colmo, los norcoreanos, al ser acusados, se defienden diciendo que ellos no han hecho semejante burrada, que no tenían ningún barco en ese sector, y que además sus torpedos van marcados con grabado, y no con pintura. Inmediatamente, el gobierno denunció por difamación a todos los que dudan de la versión oficial, diciendo que
todo aquel que diga que no ha sido corea del norte, es un miserable. ¿Les suena esto?

Por su parte, los chinos, que por razones obvias no pierden ojo a corea, sostienen que no se ha inventado el torpedo que parta una corbeta por la mitad así. Su explicación resulta más comprensible por cualquiera que no sea ministro: más bien, puede que una mina de profundidad usada en las maniobras con eeuu se hubiera quedado olvidada, y en definitiva hubiera sido simplemente un accidente. Recordaremos que Putin dijo en su época que el Kursk se había hundido por una colisión con un submarino americano. Todo el mundo le afeó la conducta cuando llegó el desmentido. Pero claro, no es lo mismo que te desmienta corea del norte que eeuu: inmediatamente, países involucrados en la resolución del conflicto de corea, como dinamarca, guatemala o el propio israel, condenaron a corea del norte, por malos, feos, poco glamurosos, y encima negar que van por ahí matando gente. (puede que israel añadiera que "hombre, si matas a alguien será pa presumir en el barrio, no?")

Por norma, baste decir, que los que "lamentan" matar a civiles y piden investigaciones, pero de la casa, tampoco hay que molestar, sacan sus conclusiones y señalan con el dedo cuando es conveniente.

Y, Aunque hundir en mierda a corea del norte siempre es ddivertido,
¿Por qué es conveniente?


A estas alturas, poca gente no conoce a este señor. Es el ya ex-primer ministro del japón. Japón, país entrañable donde ya dábamos por sentado que todo el mundo era de derechas, y va de golpe la derecha y pierde unas elecciones. Y nos sale un rojeras diciendo que quiere quitar la base yanki de okinawa, y va la gente y le vota. La gente es que no tiene ni puta idea. Por suerte, este individuo de mal vivir ya está convenientemente fuera de escena. Pero contrariamente a lo que dice la prensa peruana, no es una cuestión de camisas.

Pues con todo este barullo, y amenazas de que la cosa está muy mala, los americanos han conseguido "convencer sutilmente" a este experto en camisas de que okinawa se quede como está, imaginamos que con frases tipo "japoneeeeeeses, no se os puede dejar solos", y "¿a que viene Kim il Jong y se queda con todos los tamagochis?" Y entonces viene la parte rara: este señor, después de su particular "otan de entrada, no", va y dimite. ¿Dimite? En españa le habrían pegado por ceder al chantaje terrorista... de la gente.

Es que estos japos son muy raros. Así no se puede tener firmeza contra el terrorismo (entiéndase terrorismo como gente opinando). Por suerte ahora se lleva la vía de la "lamentación".

Y esto es el mundo y por esto jiede esta semana.

pd. En otro plano de la historia, el nuevo cacique mayor de Honduras ya invitó a bolsas de patatas a los demás gobiernos. Ya no es un golpista. Un triunfo más de nuestra amada democracia. Y para que aprenda garzón, un juez de los buenos, sin prevaricar ni nada, ha dado sentencia sobre lo de Bhopal. Durísima. Van a tener hasta que pagar...

Nada personal, sólo para invitar a unas patatillas al tribunal.

03 junio 2010

I've had a dream

Queridos drugos,
esta noche me debatía entre las sábanas, cuando el único, el grande, el misericordioso, en otras palabras, Él o Alá, me envió un sueño, que era claro como hacía años que no tenía uno:

Eran los primeros días de enero y yo acababa de volver a casa tras un viaje. Iba al conservatorio a madrid (aunque era el conser de alcalá). Y ahí pasaban aventuras varias, pero la visión vino cuando quise volver a casa:

Llego a la estación de tren en madrid, y entonces me encuentro con el caos. Todo patas arriba. Los letreros indicando donde va cada tren permanecen en negro. Uno se enciende, da unas letras absurdas. Vistas más despacio, parecen ser abreviaturas de "barcelona, parís, la coruña". Supongo que se refiere a las vías por las que pasa... pero yo sólo quiero volver a alcalá. Rumores en el anden. Una señora mayor comenta, "hasta los trenes tienen nombre raro". Miro al tren que entra, en apariencia normal. En efecto, la C de cercanías ha sido sustituida por un redondel que dice "TAM". Al barullo habitual de gente bajando y subiendo a los trenes, se une el caos de gente que no sabe si montarse o no. Suben, bajan, dan media vuelta, vienen de otro tren donde les han dicho que allí no es...

Extrañado por la escena, pregunto a una de las personas que pasan yendo de un lado a otro, y me responde, "claro, el gobierno liberalizó los trenes el 1 de enero". Efectivamente, miro un poco más allá, y veo trenes azules, con un nombre que suena a cosa germánica (Örlikon?). Mientras me decido por uno de los trenes, siguiendo a gente que dice ser de alcalá, una voz en mi cabeza me dice "adiós a renfe, hecha para reconstruir los destrozos de la guerra. Ahora los buitres se repartirán sus restos a nuestra costa". En fin, monto. Se parecía a los trenes de cercanías normales, pero había más anuncios y menos limpieza, y por supuesto atestado. Todo mucho más rentable.

El tren para en Vallecas, y ahí dice la megafonía que cambia de línea, así que todos fuera. Se repite la escena: letreros que dan lecturas incomprensibles o nulas, trenes que entran y salen a cada rato en total ignorancia de a dónde pueden estar yendo, la gente vaga de un andén a otro, o se apiña donde cree que va a encontrar lo que busca. Ante la total falta de información, menudean los augures espontáneos:
-esa vía que tuerce todo a la izquierda es la que va para chamartín,
-no, es la de guadalajara,
-no no, la vía de guadalajara es la tercera por la izquierda, que luego se cruza...

Así las cosas, me uno a una de las masas, que espera en un andén un tren que está ya llegando. Nadie pregunta dónde va, porque ni nadie lo sabe, ni queremos todos ir al mismo lado. Me encuentro al subir con mis padres, que vienen de otro sitio de madrid. Para mis adentros pienso que eso no es mala noticia, porque parece que no voy a voler pronto a casa, y estando con ellos no quedaré por ahí abandonado si me pasa algo. Esto es importante ya que no tengo dni: aunque intenté renovarlo, fue imposible porque la administración se colapsó hace tiempo (esto está basado en hechos reales).

En fin, el tren que habíamos cogido no nos lleva a casa, sino que nos devuelve a una estación de madrid. Aunque el nombre suena en la megafonía no conseguimos quedarnos con él. La estación es muy bonita. Al salir, hay jardines como los de un palacio, con setos que hacen volutas y laberintos, todo de un color como dorado y muy cuidado, con mucho colorido y pájaros etc. Pero ni siquiera sabemos dónde estamos. Además, no podemos volver al tren, ya que al bajarnos la policía está echando a los que salen de los trenes de la estación a palos: "¡venga, fuera!", "¡queríais estar todo el día dando vueltas por el precio de un billete, vagos!"

Mi padre comentaba que "estamos aquí tirados, pero al menos el sitio está bien", mientras sonaba el despertador.

Un minuto después, tapado y medio despierto, recupero el trance, aunque a mucha más velocidad. Una narración me explica lo que veo:

-El ferrocarril llegó a ser rentable de explotar unos meses después, pero de manera muy diferente (un tren atestado de gente, con algunos agarrados a las puertas abiertas, se abre paso entre una masa que aguarda su turno en la estación).

-Los bancos consiguieron una ley que les permite expropiar cualquier vivienda hipotecada si necesitan liquidez. Veíamos edificios de diseño cerrados a cal y canto donde antes estaban nuestras casas, entre una nube de polvo.

-Ahora, la crisis es cosa del pasado. Por altavoces en las calles oímos como nuestro país mejora cada día, y es ya una potencia mundial. Es cierto que muchos conseguimos trabajo cuando empezaron a instalarse fábricas aquí, aunque a 8 céntimos cada balón que coso tampoco es que dé para mucho. Pero claro, hay que arrimar el hombro, o eso dicen los altavoces, ¿no?

-En todo caso, no se puede negar que mantener una chabola es mucho más barato que una casa, y ni siquiera hay que pagar hipoteca. Aunque es muy pequeña para una familia con tres hijos. Pronto habrá que ponerlos a trabajar para que podamos comer todos. Yo quería haber usado preservativo, pero son pocos los afortunados que llegan a coger algo de la ONG que los reparte. Comprarlos está fuera de cuestión: les pusieron un impuesto de lujo, por ir contra la natalidad que requiere nuestra economía, y por ser pecado, que se reparten entre iglesia y patronal. Al fin y al cabo, por la mitad de dinero podría antes comprarle a un vecino su hija.

Me gustaría que mis hijos supieran leer y escribir. Aunque no haya libros. Pero nunca se sabe.