29 abril 2010

Los patanes de UPS

Ups, United Parcel Service, es una compañía grande que te cagas, con más poder que tres florentinos fernández juntos. Hace poco pudimos ver el pedazo de chabolo que tienen en su sede en Atlanta, Georgia. En definitiva, todo un exponente del poder corporativo moderno: una gran corporación dedicada a llevar paquetes de un lado a otro...

not.

Por alguna razón que escaba a mi primitiva mente, son muchas las tiendas de internet que ofrecen como opciones de envío:
a) enviarlo por ups rápido,
b) enviarlo por ups lento,
c)no.

O sea, mensajería sí o sí. Además, es común aquí, al contrario que en españa, que los paquetes costosos y pesados los pagues tú al peso (en la patria es normal que a partir de un cierto importe el envío sea gratuito o al menos a precio fijo). Dicho de otra manera, tienes que comulgar con piedras de molino. Por alguna razón que escapa a nuestra razón, el servicio nacional de correos puede ganar 5 tours de francia seguidos, tener una gama amplísima de opciones, ser el doble de rápido y barato que el español y ser por decreto federal la autoridad que tramita los pasaportes en el país, pero no es lo bastante bueno para sus paquetes.

Así que apechugas y lo pides por puto ups.

Como normalmente te dan el número de seguimiento del paquete, puedes saber cómo transcurre el demencial viaje hasta tu hogar (te jodes, haberlo pedido aéreo), y en teoría "estar preparado para el día que llegue". Sin embargo, estos buenos señores no han pensado jamás, según parece, que esperar un paquete de ups no es una excusa válida para cancelar cosas en la universidad. En cualquier caso, ese es el menor de nuestros problemas.

El problema es cuando SÍ estás en casa. Porque ya van 5 veces en estos dos años, que estando yo en la casa el tipo del ups ha venido, ha "llamado a la puerta" (yo sé que parece endeble, pero no es pa tanto) y antes de que yo pueda darme cuenta ha huido dejando una nota donde dice que no había nadie en casa y volverá al día siguiente. Mi paranoia ha llegado hasta a dormir con la puerta abierta o tirarme en el salón por la mañana para intentar pillar al tipo, y por supuesto nada de violines.

Esta última ocasión, para colmo de males, sucede que al ponerle la etiqueta la cagan (no sabemos quién, simplemente digamos que la cagan) y ponen una dirección que no existe. Así que cuando el paquete va a ser "entregado", rapidamente aparece una incidencia. El texto tiene cojones:
"como no sabemos su dirección, le hemos enviado una tarjeta por correo ordinario para que nos dé sus datos. Si quiere acelerar el proceso, pídale al remitente que se ponga en contacto con nosotros". Tócate los cojones:
-O sea, que correos sí sabe mi dirección correcta, pero vosotros no se la vais a preguntar. Ni a darles el paquete entero, que luego se quedan con la gloria los cabrones.
-Si tengo que esperar a que me llegue una puta tarjeta postal, y luego si eso me enviaréis en paquete, ¿dónde coño está vuestra gracia?
-Y ya que el remitente es quien os ha pagado por traer el paquete, ¿no sería lógico que seáis vosotros quien se tome la molestia de solucionar la cagada? ¿O es que me vais a devolver el dinero por lentos?

Total, que evidentemente, uno que ha visto muchas películas y cree que vive en un país civilizado, llama a ups a ver a q coño juegan. Total, la chica que me atiende (por supuesto, subcontratada dios sabe dónde, a la pobre ups le dio un cuaderno con respuestas y un golpe con un palo pa que no se les acerque) me dice que lo mejor es que lo vaya yo a recoger. A Fairmont (a 20 km de morgantown). Tócate los cojones. Y que si no, que ellos tienen un remedio infalible: me mandan una tarjetita postal, yo la relleno y se la reenvío...

Total, que impresionado por la inutilidad de esta gente, llamo directamente a la tienda y les digo lo que pasa, y ellos muy amablemente se comprometen a meter en vereda a ups cuanto antes. Al día siguiente recibí mi paquete, pero nadie se piense que por eficacia: cuando subo a casa, me encuentro a parawayo en el pasillo, y me dice que ha venido un paquete de ups... que el tipo ya se largaba corriendo después de acariciar la puerta cuando se lo encontró y le convenció de dárselo a él. Si llega a ser por ups me como los mocos. Por suerte parawayo salvó la situación ese día. Y por suerte también que fue él, porque tanta mierda de "seguridad" y ¿cualquiera que diga que me conoce puede firmar el recibo? Dios nos guarde entonces del chino del otro apartamento, que cual cangrejo ermitaño mete en su guarida cualquier cosa que vea tirada por el pasillo.

En fin, si lo llego a saber, le tiro piedras a su mierda de sede en atlanta... que se gasten algo en cristales al menos. Vaya un pufo de compañía, cobrando como si fueran los putos mensajeros de los dioses, cuando son una banda de tontos del pueblo con gorra y un escáner en la mano. Pero privado, eso sí, nada de burócratas llevándose tu dinero, que parece que es cosa que irrita mucho.

Luego vuelvo a españa y me encuentro que ups españa está haciendo un ere de lo más vergonzoso, y los empleados furiosos. Es normal chicos, tanto les desconcertará que queráis tener un trabajo como que no seáis totalmente inútiles.

Como un día nos encontremos con el bastardo de ups...

No hay comentarios: