30 enero 2010

China I: Sturm Graz

Por si alguien pregunta, no, Graz no está en China.

Esta entrañable ciudad del sureste austriaco, hogar de la familia Chuacheneger, fue donde alguien (cuyo nombre empieza por la H y termina por aoyue) tuvo la idea de montar una boloorquesta para dar vueltas por China. Y por tanto, todo el previo de la gira fue organizado desde aquí. Que luego la orquesta se llamara "Vienna astria classical orchestra" o diversas variantes en deutschglisch es otra cosa que no tiene nada que ver.

Como sea, el caso es que como decíamos ayer, el 18 de diciembre por la noche me encontraba en Jakomini Platz, y finalmente fui rescatado por un comando de españoles sebrios. El fin de semana empezó bien, siguió fuerte y terminó con el cuchi y yo llevando una caja de miniaturas de jägermeister para el viaje a Munich. Si se te acaban las historias para las reuniones de alcohólicos anónimos te puedo prestar unas pocas.

Para el recuerdo, sin duda, las dos cenas en casa de Esteban, pero sobre todo la primera, que incluyó hasta el círculo de la muerte. El espectáculo que dimos por las calles de graz fue impagable. Por suerte existen un par de vídeos para poder ser testigos algo borrosos del retorno a los tiempos gloriosos de los tercios: una horda de españoles cantando por la calle a gritos, agitando las banderas (la pala) y saqueando carteles de bares. Pena que se acabara pronto.

¿Que cómo es Graz? Pues no tengo mucha idea, la verdad. Bonito, todo muy cuco, un poco como Alemania quisiera ser si no hubieran tenido que reconstruirla en los 50 con cualquier mierda que había a mano. Y nevaba la de dios. Llegabas a ensayar con el estuche del violín como los billetes de pocholo. No puedo decir más porque las horas del día nos las tirábamos ensayando. Por la noche mucho frío, y luego las cosas se ponían borrosas.

Creo que no mucho más que se pueda decir al gran público, aparte de que la hospitalidad turca (chipriota) fue abrumadora, y fue una alegría ver a viejos camaradas de badahó, de la ojex y de alcalá, todos juntos y con nueva gentuza con la que formar un grupo que había de espantar al país del dragón. En definitiva, un gran fin de semana de Sturmangriff por Graz, y con ganas de repetir sin tanto que bolear en otro momento. El corazón del Reich mola, bastante.

Y el lunes 21, autobush a la amada Baviera, para tomar el avión en Munich. Pero eso, próximamente.

2 comentarios:

Despotrikator dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Despotrikator dijo...

JOderrrr lo que habría dado por poder ir! Se te ha echado de menos Perry por el blog. Espero que te dejes caer más a menudo. Y a ver si nos vemos leches!! Un abrazo