12 diciembre 2008

Lo peor de la democracia...

...Es que a veces hace falta pedir opinión a la gente. Hace ya algo más de un mes, y efectivamente las peores previsiones se cumplen: el valiente pueblo estadounidense, engañado por hombres malvados, ha ido y ha votado a un negro! Peor aún, un negro comunista, y posiblemente también moro (en realidad es mulato, pero esas finuras no se llevan por estos lares). Los problemas no se han hecho esperar:

Como introducción, debo decir que aquí tenemos un ingenio llamado "sistema de alertas de la universidad": te apuntas a eso, y te mandan un sms al móvil cuando hay una "alerta". Pues bien, estábamos nosotros tan panchos en clase haciendo nuestras cosas (dormitar con los ojos abiertos básicamente), cuando empezaron a llegar mensajitos de esos. La alerta: había habido "un crimen" en el pueblo, así que extremen las medidas de seguridad. Fue el puto Pearl Harbor dos: todos a hacer acopio de bates de béisbol, candados, y por supuesto el spray de pimienta, el mejor amigo de la mujer moderna (suele terminar acompañado de 12 gatos y botes de kilo de ben&jerry's, pero esto mejor no lo dice la publicidad...). Pues bien, finalmente al volver a casa supimos qué había pasado concretamente: le habían robado un bolso a una chavala. Tócate los cojones. Podían haber llamado mejor a la guardia nacional. A Batman. O a los GI Joe mejor, la misión es realmente peligrosa... En fin. Menos mal que no me di de alta del engendro ese. Total, pa una vez cada década que uno venga al campus con la escopeta, te van a hacer mil veces comprarte una porque "se ha muerto una mariposa porque un tipo con pinta sospechosa le pegó, extremen la seguridad". Lo gracioso es que cuando apareció una tipa muerta en el río no se montó tanto pifostio. Claro, era extranjera.

Pero lo que pasa es que no entendemos el verdadero sentido de esa alerta: no es que haya un tipo mangando la increíble cantidad de 1 bolsos 1 en el pueblo, sino que, joder, viene un presidente negro. Parece que no habéis visto El Nacimiento de una Nación. Es el jodido fin. Primero es un chorizo, luego vendrán los bikinis y los bañadores slip de hombre, y finalmente llegarán los negros y empezarán a casarse con vuestras hijas. Ahí es nada. ¡Tiembla América! Por eso es necesario que quien aún no tenga un arma se haga con una, y que todos pongan candados y rejas, candados y rejas. Y por supuesto, muchas cámaras de vigilancia.