02 agosto 2007

Las locas locas aventuras de la máquina de hamburguesas: El Paso

En esta ocasión, la máquina de hamburguesas nos llevó a un lugar muy distante: El Paso, en la isla de la Palma. Este viaje, entre los días 8 y 19 de julio, nos había de llevar a este municipio, de unos 8.000 habitantes, único de los 14 que hay en la isla que no tiene costa, y a cuyo término municipal pertenece el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. Nuestra expedición partía de la T4 de Barajas a mediodía del domingo 8.

Sea por los plátanos, e turismo, el tráfico de drogas o algún otro detalle que se nos escapa, lo cierto es que en este pueblo hay suficiente dinero como para tener ganas de gastarse una pasta en llevar una plaga de músicos de la peor especie, para convertir sus carreteras y calles en lugares inseguros, sus apartamentos de alquiler en versiones tropicales de Las Barranquillas, y todo eso arrastrando la enfermedad desde el aeropuerto de Madrid.

Si alguien ha salido beneficiado de este viaje han sido, sin duda, los nacionalistas canarios.

Bueno, y nosotros. Aunque el trato era, en el mejor de los casos, arriesgado: vacaciones a cambio de música. La cuestión era, ¿Desaprenderíamos lo bastante despacio como para evitar el ridículo? Sólo había una forma de saberlo.

El resto, es historia

Haciendo crónica, y revisando las fotos del viaje, sin duda uno de los grandes eventos de la humanidad en los últimos tiempos. Grande la casa verde de las barranquillas, grande el antiguo puti de Benito convertido ahora en apartamentos Elida (o Élida), grandes las piscinas naturales (incluso más que la pantoja), grande el descenso de la Caldera al son de SOY MINERO, grande el arehucas, y grande la tropical y la dorada, grande el observatorio del Roque de los Muyayos y grande también el segurata que nos echó, grandes (desmesuraos) los barrancos enormes que ha subido y bajado el clío, grande el Jungle speed (Speed de la selva, o sea pastis de áfrica) y las ostias que nos dimos por coger el palo ese, grandes los peces con los que hemos nadao, como el comandante Cousteau, pero pa grandes grandes, los chinorros de las "playas" de la Palma.

Y además, comprobado, un clío está hecho para meter 10 personas. Y si hubiera tenido 5 puertas ni te cuento.

Por todo esto y muchas más cosas que no hay sitio para colar aquí, gracias a todos por un viaje para que un día nos hagan una película.

No hay comentarios: