21 julio 2007

Afotos!

Las fotos de La Palma, en este álbum de flickr:

AFOTOS

http://www.flickr.com/photos/12059107@N00/sets/72157600922875602/

20 julio 2007

Huelva2: "Hamburguesas con rever" (para que suene a iglesia)



En el mundo de la música hay muchas cosas en común con la prostitución. Posiblemente, las principales diferencias son que cuando vas a tocar a un sitio los clientes no tienen que tocarte físicamente, y que si para ser puta (o chapero) hiciera falta el mismo tiempo y esfuerzo de estudio que para rascar un instrumento la profesión quedaría desierta.

Lo más parecido es que a ambos nos toca aguantar que gente pervertida nos use en sus fantasías.

Y para fantasías, las que hay en Huelva. Pero evitaré ser muy hiriente.

Para empezar, en Huelva, en la Casa de Colón, hay un auditorio muy majo, en el que toca la orquesta. Es amplio, tiene lo que tiene que tener, y la acústica es bastante buena. Bueno, pues la primera perla:

-No os preocupéis si nos suena descompensado, porque el día del concierto habrá amplificación.
-¿Amplificación?
-Sí, para poderle meter reverberación y que suene como a iglesia.

Así se baila sobre la tumba de mozart. Claro, si el problema es que tanta interpretación histórica, y nadie había pensado en simular como tocar en una iglesia.

Y todo regado con estos comentarios.

-Ahí (dies irae) tenéis que tocar precipitado, cada vez más rápido. Timbal y trompeta, cada vez que entréis, precipitad del tempo, empujad.

-Hacia el final (cuando acaba el coro), tenéis que ser mercenarios. (Esto significaba tocar como borricos y cada vez más rápido). Auténticos mercenarios, como él.- Aquí señaló al solista de chelos, y el tipo encima hizo un gesto como diciendo "aquí la legión". Impagable.

-Aquí tenéis que tocar a todo trapo, como si fuerais a romper las "cerdas" esas (sic).

No diré más, sino que en el concierto, tocábamos entre fragmentos de la película Amadeus, en los que por cierto tocaban lo que nosotros íbamos a tocar a renglón seguido, y de "una película hecha aquí en Huelva sobre las cartas de Mozart", que era una serie de monólogos de un señor más o menos caracterizado, pero luciendo su corte de pelo, leyendo cartas de mozart mientras hacía que escribía y ponía cara de haberse comido la tortilla de setas venenosas. Increíble lo que puede pagar un político en vísperas de elecciones.


Cartel réquiem, Huelva
Cargado originalmente por ozodioaloztrez

Soy una puta...