06 mayo 2007

Vivir la vida

Mientras volvía a casa hace un rato, he oído a alguien decir a su colega al que acababa de dejar en casa

"Disfruta la vida, tío".

Aparte de que como forma de despedida es bastante rarita (algo así como "que la fuerza te acompañe" versión jipi), esta frase, junto a su versión comercial ("Vive la vida") puede considerarse una de las grandes plagas de la modernidad, junto con el diálogo, el talante, la multiculturalidad y los "valores".

Lo cierto es que he oído la frase mil veces, pero ¿qué significa cuando te dice alguien que lo que quiere es "vivir la vida"?

Debe ser la leche, cuando es una aspiración de la mayoría de la gente entre los 14 y los 30 años. A partir de aquí los "vividores" suelen desertar del credo conscientemente, u obligados por la economía o la salud (o más bien por su falta).

Pues según mi experiencia, cuando alguien te dice que lo que quiere es "vivir la vida", suele referirse a:

-Fumar porros con los colegas en el portal día sí día también, con ocasionales escarceos con los miembros de la pandilla del sexo opuesto.

-Pasarse los días en los bares gastando cañas y tapas como un corvette gasolina, y convirtiéndose poco a poco en la mascota del local.

-Pasar toda la semana echando espuma por la boca en un trabajo de mierda esperando a que llegue el finde para salir a hacer el ganso el tiempo suficiente para tirarse los días de descanso durmiendo en la cama, y a menudo llegando en el mundo de la dignidad donde ningún humano ha estado antes... pero por abajo.

Si bien ninguna de estas actividades, en sí, es especialmente peligrosa ni nociva (no hagan caso a la ministra de sanidad, que es una sosa), precisamente he definido cada una como una rutina. Precisamente es eso lo que les quita toda la gracia, y sin embargo, es la diferencia que va de nuestras vidas planas y grises a las de la gente que "vive la vida": al parecer vivir la vida es tener un compromiso tan riguroso con alguna de estas disciplinas artísticas que cualquier otra actividad quede relegada.

Me encanta cuando mis alumnas me vienen diciendo en plan pasota:
-Carpe diem, profe.
-¿Sabéis qué significa eso?
-Sí, vive la vida.
-Sí, pero no. Literalmente, significa "aprovecha el día".
-¿Y cómo sabes eso?
-Así que aprovechad el día, a estudiar!

A mí personalmente, no me preocupa "vivir la vida", sino no vivirla. Me entra una sensación espantosa de tiempo perdido cuando hago tareas estúpidas y que me ayudan a crecer como cretino. Como ciertos trabajos...

¿Y a vosotros?

2 comentarios:

NeZzA dijo...

Hace ya que mi idea de "perder el tiempo" desapareció de mi mente. Es cierto que sí, que a veces es inevitable pensarlo, pero no sé, tengo metido en la cabeza ahora mismo que nunca el tiempo es perdido... y que todo te ayuda a crecer (sí, también como cretino... XD).

Más que vivir la vida, lo que me preocupa ahora es ser feliz o no... ¿y cómo se es feliz? Pues eso ya depende de cada uno... A mí me hacen felices las cosas más tontas, como tumbarme en la cama, mirar al techo y pensar en chorradas... XD

Perri el Sucio dijo...

Yo no digo que eso sea perder el tiempo. Al revés.

A mí lo que no me aporta nada es pasarme aquí las noches escribiendo basura porque alguien ha pensado que tenemos que investigar, y que investigar significa copiar de varios libros a la vez.

...aunque reconozco que mirar al techo me pone nervioso, prefiero a la calle.