27 mayo 2007

Las locas locas aventuras de la máquina de hamburguesas: Huelva (1ª parte)

Del 16 al 19 de mayo estuve con la orquesta de Huelva. Cuando no sabes lo que es la orquesta de Huelva, la frase no te dice gran cosa. Si además te dicen que pagan bien, pues parece hasta una gran idea. Como idea no está mal. Claro que también era una gran idea la de garantizar un espacio vital para los superhombres arios puros, y miren cómo acabó la historia...

(Música de los documentales guarros de las guías pilot, esos de "reportero gracioso")
Pues bien, en esta ocasión la máquina de hambruguesas nos llevó a Huelva. Huelva es una curiosa ciudad edificada por una banda de genios (se especula sobre que si los tartésicos, los romanos, o alguna compañía "líder en turismo residencial" de la época) que se encuentra en la costa, pero quienes la fundaron pensaron que lo mejor de la costa era la desembocadura del río Odiel, en plenas marismas. Así que, básicamente, desde Huelva no se ve el mar. A un lado la marisma, al otro el río. Si quieres ir a la playa, al acantilado, o a algo que huela a mar, tienes que irte de la ciudad. Por tanto, para orientarse, plantea problemas que uno no esperaría en una ciudad costera.

Parece ser que, de manera parecida a Almería, Huelva ha sido por mucho tiempo el culo de Andalucía, con el agravante de que la cercanía de Sevilla la hacía muy dependiente, y lo peor de todo, al único sitio que se va por Huelva es a Portugal, lo que en su momento ya llevó a varios gobiernos a querer arrasar la ciudad para crear una franja de seguridad de unos 300 km. con el "país" vecino. Los onubenses, para animarse frente a esta perspectiva, han mitificado su hecho diferencial: la ocupación colonial inglesa, que se traduce en la grúa de mineral del puerto interior, una obra muy bonita y hoy medio destruida, el barrio donde vivían los ingleses, la Casa de Colón, hotel colonial inglés, y el Recreativo de Huelva, "decano del fútbol español", lo cual al parecer es un título como muy prestigioso.

Nuestra aventura, como toda peli de terror que se precie, comenzaba por tanto con una oferta de trabajo sospechosamente buena: bastante pasta por muy poco trabajo, obras ya conocidas,... Pero el alojamiento debía buscárselo cada uno. Viajamos juntos Loreto, Luisda (ahora que es alcalaíno, Luijda) y yo. Loreto había reservado habitación para esa noche en el albuergue, pero a mí no me cogían el telefon.

Cuando llegamos, lo primero que pasó fue que no teníamos nada garantizado el alojamiento. En el albergue nos decían que en 12 horas nos echarían, porque estando en plena campaña electoral, pues los albergues juveniles echan humo, con actividades juveniles como... excursiones del imserso. Para ver a Felipe González. Así que, a fin de asegurar el futuro de nuestra raza nos echamos a la calle a buscar a) pensiones b) hostales c) hoteles. El presupuesto inicial para alojamiento, y tirando la casa por la ventana, eran 150 erios, por 5 noches. Evidentemente, 30 erios por noche no es mucho dinero en el mundo del libre mercado. Si se superaba sensiblemente esa cantidad, el bolo dejaría de ser rentable.

El primer lugar donde nuestros contactos en el hampa de la ciudad nos indicaron probar suerte, era cuando menos pintoresco. No. Creo que la definición es abandonado. Era un hostal que podía llevar chapado un par de años al menos. Sólo con ver los balcones de fuera, con las plantas salvajes de las terrazas comiéndose el edificio en plan JUMANJI, y destrás unos cristales que lo único bueno que podían tener era protección solar, algo en nuestro interior nos dijo que no dormiríamos ahí. Es más, que huiríamos de aquella calle como diablos. En efecto, salimos de la calle marcha atrás.

En nuestra huida, preguntamos al melendi del barrio, que había salido a comprar huesitos, si sabía algún antro donde dormir y que por la mañana se te pegaran sólo las sábanas y no las jeringuillas. El chaval nos dio una indicación que hubiera servido para empezar una película de terror:

-Tomáis la tercera calle a la derecha, La calle R. Entonces veréis una pensión, la Pensión xxxxx. Pase lo que pase, NO ENTRÉIS EN ESA PENSIÓN. Debéis pasarla, y tras la esquina, a la izquierda, hay un hostal que no está mal. Pero recordad, NO os acerquéis a la pensión xxxxx. Si no, las consecuencias serán terribles, terribles!! JA ja ja ja ja j... - Mientras se reía se alejó por el fondo de la calle escoltado sus dos bellas concubinas perroflautas. Habíamos notado que la primera vez que pronunció las palabras "pensión xxxxx" varias persianas se habían cerrado en la calle.

Bueno, la parte de las risas malignas me la he inventado, y todo lo que va de ahí al final del párrafo, la verdad es que el chaval parecía más bien preocupado, como si hubieran intentado violarle en aquel sitio o algo. Así que nuestro comando de violinistas de la promoción de 2006 (menos Max) no podíamos evitar acercarnos al origen del peligro: la malvada pensión xxxxx. Apenas 3 minutos después estábamos en la calle R. marcha atrás. Y entonces lo vimos.

La pensión xxxxx. Cabe decir, la PUTA pensión xxxxx. Desde que he visto esa ruina, que por cierto aparece en TODAS las jodidas guías de hostales en Huelva, ya no puedo reservar una habitación sin ver la foto nunca jamás en la vida. En efecto, era un sitio donde probablemente lo mejor que se hacía era extirpar riñones a estudiantes drogados. Al menos habrían tenido que desinfectarlo para eso. El aspecto que tenía por fuera era parecido al conservatorio viejo de Badajoz, pero abandonado. Cristales rotos, persianas dobladas, la puerta abierta que conducía a una oscura escalera de caracol... Sería el mejor lugar para hacer una película de terror si no fuera porque habría que entrar. Tras hacer una reserva en el hostal de al lado, que no nos convenció mucho porque sólo tenían una habitación con el baño jodido, volvimos a encontrarnos. Con el puto xxxxx. Las cortinas que ondeaban por fuera de los trozos rotos de cristal parecían invitarnos. A saber qué habrían aprendido esas cortinas durante la Guerra Civil. Ignorando los gritos de espíritus, que atrapados entre las paredes y la capa de mugre que cubría el antro nos llamaban para que les ayudáramos, salimos marcha atrás de aquel lugar perverso y maldito, sólo pensando que lo peor de dormir en el hostal de al lado sería pasar todos los días por el sitio donde van los huelvanos malos cuando mueren.

En efecto, la búsqueda de hoteles resultó un desastre, como en toda peli de terror que se precie. En este caso, a falta de payaso de IT, la culpa era de Felipe González: había venido a dar un mitin en Huelva, y entre periodistas, trupe, fans y, como hemos dicho, el organo de la Junta que ofrece mano de obra jubilada y sumisa para las más bajas labores (como aplaudirle), era raro el hotel donde quedaba más de una habitación. Mientras tomábamos una caña fatigamos la guía de teléfonos buscando algún sitio que no pareciera un terrario del zoo. Cuando creímos que teníamos el alojamiento perfecto, en Palos, cerca de donde se quedaba el Luijda (en La Rábida, "con los pérridos"), nos topamos con una institución al parecer muy típica allí: subnormalidad aleatoria del recepcionista. Así funciona más o menos:

a) primera llamada: llamas, te atiende una persona normal. Te dice que la individual son 23 erios la noche con desayuno, que hay habitaciones. Que lo único malo es que no se puede reservar.
b) fase intermedia: deliberas, llamas a algún sitio más, te percatas de que vas a ir definitivamente a ese sitio.
c) segunda llamada: como si del flash rojo de Men in Black o del haitiano de Héroes se tratara, el mismo recepcionista de antes, pero ahora parece retrasado. No sabe qué es una habitación individual. Cuando por fin se lo explicas, te dice que no tiene para esta noche. Como para el día siguiente estás jodido y no se puede reservar, viene a ser como si dijera "si me encuentro con vosotros os robaré la pasta y me mearé en vuestras estúpidas guitarras". Lo más flipante de todo es que el hombre no recuerda ningún dato de los que dio antes. Seguro que ni siquiera recuerda la dirección del hostal. PoetaMaldito diría que había sido sin duda reemplazado por un doble vegetal de una vaina.

Con estos mimbres, y por abreviar, acabamos Loreto y yo volviendo al albergue, a lo que Dios quisiera cuando nos echaran a la mañana siguiente, y a compartir habitación, cosa que en principio estaba absolutamente descartada. Habíamos destrozado el argumento de nuestra película de terror. Lo primero que pasó es que nos dieron una habitación de 5 camas, que estaban divididas en 2 cubículos bien separados, así que incluso podíamos hacer como que teníamos dos individuales. Esa noche, dormí como un niño, pensando en cómo sería si las hamburguesas supieran a música más a menudo.

25 mayo 2007

Votad, malditos, votad

El domingo se celebran, finalmente, las elecciones locales, y en gran parte de España también autonómicas. Me temo que donde pone "domingo" bien podemos poner "hoy", pero he tenido mucho que estudiar como para continuar esa frase inicial. Seremos breves pues.

Dicen todas las encuestas que la Espe no sólo ganará las elecciones, sino que además mejorará los resultados que consiguió tamayazo mediante. Esta frase, en apariencia tan sencilla, me impactó tanto que desde que la oí no he podido dejar de pensar en ella, he pasado por todas las fases, incredulidad (contrastarlo en todos los medios), rabia, impotencia, resignación... Sin embargo, no he llegado a la aceptación, no me da la gana aceptarlo leñe.

La conclusión a la que he llegado puede sonar dura, pero es la única posible: si bien hace cuatro años valían excusas como la ignorancia de nuestros buenos y simples conciudadanos, hoy sólo un ciego o un sordo (más bien las dos cosas a la vez) puede no darse cuenta de que esta "mujer" es, junto a Lluis Companys, Juan March, W. Churchill, Míchel y algunos privilegiados más, una de las peores amenazas para España en su historia reciente. En cuatro años de gobierno, vamos a enumerar algunos de los greatest hits del Espe way of life:

-El tan cacareado rollo de las listas de espera de 30 días: la receta de Espe era en efecto milagrosa: las listas bajaron a 30 días de manera milagrosa. El secreto? Muy sencillo, había una lista de espera de varios meses para entrar en la "lista de espera oficial y molona de 30 días".

- Mejora de los espacios verdes en la Comunidad: en efecto, el paraje desolador y terrorífico que presentaban amplias zonas de la región está en proceso de recuperarse, por el medio de convertirlas en hermosos y fértiles campos de golf (fértiles para algunos bolsillos mayormente), y repoblando con grúas de obra y vallas de color verde.

- Revitalización de la economía regional, mediante el método que proponía el marqués de Sade (ay Espe, qué cositas me lees!): "Se supone que mi cargo exige hacer felices a los franceses, pero como es imposible hacer a todo el mundo feliz, pues elijo hacer feliz a una parte: a mis amigos gastándome el erario público en fiestones". Pero ella lo ha hecho a su estilo: contratas para hacer túneles, muchos túneles, contratas para urbanizar lo que rodea cada agujero a ese túnel, contratas para subcontratar todos los servicios públicos. Espe ha conseguido repartir el dinero de todos entre una cantidad de gente realmente envidiable. Normal que así no llegue a fin de mes.

- Promoción de los minusválidos mentales, demostrando con su ejemplo que para estar en política no hace falta ni siquiera astucia. Basta con la suficiente mala baba para que los hilillos de la misma que unen tu boca al babero parezcan una maniobra llena de ambición a la corte de fenómenos de circo que te rodea. ¡Si Espe puede, todos podemos!

- Reconversión del metro en un espacio de convivencia: porque era tan frío! los pobres se metían ahí, iban a los sitios, salían. Casi como si fueran en un coche oficial más o menos petao, oiga. Ahora, sin embargo, el metro es algo más. Porque los pobres ahora se meten ahí, y pueden conocer a sus maravillosos vecinos. Ya no hay prisas, ya no hay esa agitación. Ahora cualquier vagón puede convertirse en un Gran Hermano a pequeña escala. ¿No es maravilloso? Con razón el metro de Madrid es ahora uno de los mejores del mundo. Supongo que lo es atendiendo a criterios como número de obras absurdas para cambiar el color de las paredes, goteras y paradinhas de los trenes a horas de lo más simpáticas. Eso sí, si alguien no está contento, que quede claro que la culpa es de los empleados del metro, que son unos rojazos masones antiespañoles que lo sabotean todo.

- No sabemos si ha convertido el Metro de Madrid en uno de los mejores del mundo, pero lo que sí sabemos es que lo pone en todas partes: ha conseguido un rendimiento increíble de su gestión, ya que por cada cosa que ha hecho, ha puesto miles de carteles y anuncios diciendo lo que mola MAdrid con ella. La publicidad institucional se ha convertido en un gran motor de la economía. Sí, eso que consiste en que tú pagas impuestos para que el gobernante se los gaste en decirte con un megáfono lo bien que gobierna. El ciclo económico más perfecto posible: si el metro se avería, por ejemplo, te quedas sentado viendo como nadie lo arregla, pero tienes delante un cartel donde te dice: "Metro de Madrid, vuela". Siempre que volar sea lo que hacen los pájaros disecados...

Por cierto, otro día hablaré del nuevo plano del metro.


Por todo esto, he decidido que, si habiendo todas estas pruebas evidentes de retraso mental, la mayoría de los madrileños adultos vuelve mañana a elegir a Espe como su presidenta, declararé a la mayoría de los madrileños adultos mis enemigos, lo cual estadísticamente me autoriza moralmente para montar un grupo dedicado a:

a) destruir la comunidad de madrid, como entidad perteneciente al Eje del Mal, sean cual ese eje. Por tanto, toda propiedad institucional de la Comunidad, así como los bienes privados de "la mayoría de los madrileños" se considerarán objetivos militares. Sin embargo no os preocupéis aquellos de corazón y papeleta electoral pura, porque al igual que en el año 36 hicieran los fachosos, se intentará reducir los daños colaterales sólo a los sospechosos de ser "el enemigo".
b) aterrorizar a la estúpida y genuflexa población de la región, para
c) tomar el poder mediante un golpe de estado y prohibir para siempre a toda esa gentuza arrogarse el derecho a decidir sobre mi futuro. Si son subnormales y quieren ser gobernados por subnormales, guay, pero me toca las pelotas que yo tenga que apechugar con su mierda de decisión. Si tenemos que hundirnos en la miseria, al menos lo haremos con estilo, gastándonos los presupuestos en instalar gas de la risa en los aires acondicionados y en repoblar los montes con plantas carnívoras.

Así pues, podéis considerar esto un manifiesto. Si la espe gana las elecciones, nuestra primera acción (aunque esté hablando en plural mayestático) será dejar nuestra huella en los vehículos contaminante-burgueses de un número de ciudadanos al azar. Ya sabéis. Si veis sombras negras corriendo sobre los coches, es que ya ha comenzado...

Primer candidato para el himno del Partido Nacionalista Alcalaíno:

Muse, Knights of Cydonia
:

"Knights Of Cydonia"

Come ride with me
Through the veins of history
I'll show you how god
Falls asleep on the job

And how can we win
When fools can be kings
Don't waste your time
Or time will waste you

No one's gonna take me alive
The time has come to make things right
You and I must fight for our rights
You and I must fight to survive (tris)


Actualización: escuchándola varias veces, me he dado cuenta de que esta canción es una adaptación de una canción popular rusa, de las que yo escuchaba pequeñito en las cintas de los coros del ejército rojo. Supongo que por eso le han puesto una letra así, y que por eso mismo a mí se me ha pegado tan rápido: también yo de pequeño hice una letra en español para esta canción (por fortuna hoy totalmente desaparecida y olvidada para siempre)

23 mayo 2007

La máquina de hamburguesas

Que todo mola hasta que tienes que hacerlo por obligación, es cosa sabida. Que aunque sea algo que de verdad te gusta, lo acabes odiando al tener que repetirlo muchas veces, es algo inevitable.

Sin embargo, cuando le dices a alguien de trabajar como músico, siempre te dicen "hala, qué guay, tiene que ser un trabajo precioso!" "Dedicarse al arte como profesión", y otras muchas cosas que puede decir uno para ligar dándoselas de ser un Richard Clayderman de la vida. Pero que por desgracia, son una patraña.

Y son una patraña porque, damas y caballeros, para vivir de tocar el violín, salvo que moles mucho mucho, tiene que ser tocando en una orquesta. Y demonios, eso no tiene nada que ver con música. Más bien se te pide que seas como un obrero con un martillo pilón. O lo que tras muchas investigaciones sociológicas del más alto rango he dado en llamar

LA MÁQUINA DE HAMBURGUESAS.

Porque por ejemplo, a los chelistas les piden algunos pasajes de Brahms en plan "toque esto fuerte, lento y en un solo arco" y cosas así. Pero en violín, nanai. Lo único que interesa es cuántas hamburguesas puedes fabricar por minuto, y que sean como le gustan al tribunal (en una prueba) o al director (en un ensayo). Ya se sabe, si el coste de indemnizar a los que se envenenan es menor que el de hacer mejores hamburguesas, pues siga usted haciendo hamburguesas.

Lo grave, del tema es que ni siquiera puedes hacer las hamburguesas como te gusta. Bueno, un poco sí, pero simplemente eres una puta del mundo del espectáculo. Es decir, si el chulo quiere las habruguesas así, pútridas y con sabor a neumático quemado, pues ya puedes perder el culo por hacérselas así.

Por si alguien no lo ha notado, cada vez me parece más terrible tocar en orquesta. Y hacer pruebas.

Y es que en unas pruebas de orquesta, lo que realmente quiere saber el tribunal es cómo de buena es tu máquina de hamburguesas. Por eso no te van a hacer tocar, por ejemplo, la sinfonía 39 de Mozart. A nadie le interesa tu comprensión de la forma, ni cómo de bien la toques, ni tu idea musical. De hecho, si no tienes mejor. Simplemente, toque usted de aquí hasta aquí. Imaginaos que fuera lo mismo en un concierto, por ejemplo mendelssohn:

Tribunal:
-Tóquenos el pasaje ese de la tercera página, el de los arpegios.
-Vale, ahora el compás 68.
-Ahora lo mismo pero haciendo piano donde pone piano.
Tú:
-Ese piano está como tiene que estar. Me toca los cojones tocarlo más piano para que suene a alejandro sanz chupando pollas.

Eso último sólo lo dices cuando quieres dejar la profesión. En resumen, un concierto para violín es música. Por eso no se recortan. Las obras orquestales no lo son. Y esto es ser un profesional.

06 mayo 2007

Vivir la vida

Mientras volvía a casa hace un rato, he oído a alguien decir a su colega al que acababa de dejar en casa

"Disfruta la vida, tío".

Aparte de que como forma de despedida es bastante rarita (algo así como "que la fuerza te acompañe" versión jipi), esta frase, junto a su versión comercial ("Vive la vida") puede considerarse una de las grandes plagas de la modernidad, junto con el diálogo, el talante, la multiculturalidad y los "valores".

Lo cierto es que he oído la frase mil veces, pero ¿qué significa cuando te dice alguien que lo que quiere es "vivir la vida"?

Debe ser la leche, cuando es una aspiración de la mayoría de la gente entre los 14 y los 30 años. A partir de aquí los "vividores" suelen desertar del credo conscientemente, u obligados por la economía o la salud (o más bien por su falta).

Pues según mi experiencia, cuando alguien te dice que lo que quiere es "vivir la vida", suele referirse a:

-Fumar porros con los colegas en el portal día sí día también, con ocasionales escarceos con los miembros de la pandilla del sexo opuesto.

-Pasarse los días en los bares gastando cañas y tapas como un corvette gasolina, y convirtiéndose poco a poco en la mascota del local.

-Pasar toda la semana echando espuma por la boca en un trabajo de mierda esperando a que llegue el finde para salir a hacer el ganso el tiempo suficiente para tirarse los días de descanso durmiendo en la cama, y a menudo llegando en el mundo de la dignidad donde ningún humano ha estado antes... pero por abajo.

Si bien ninguna de estas actividades, en sí, es especialmente peligrosa ni nociva (no hagan caso a la ministra de sanidad, que es una sosa), precisamente he definido cada una como una rutina. Precisamente es eso lo que les quita toda la gracia, y sin embargo, es la diferencia que va de nuestras vidas planas y grises a las de la gente que "vive la vida": al parecer vivir la vida es tener un compromiso tan riguroso con alguna de estas disciplinas artísticas que cualquier otra actividad quede relegada.

Me encanta cuando mis alumnas me vienen diciendo en plan pasota:
-Carpe diem, profe.
-¿Sabéis qué significa eso?
-Sí, vive la vida.
-Sí, pero no. Literalmente, significa "aprovecha el día".
-¿Y cómo sabes eso?
-Así que aprovechad el día, a estudiar!

A mí personalmente, no me preocupa "vivir la vida", sino no vivirla. Me entra una sensación espantosa de tiempo perdido cuando hago tareas estúpidas y que me ayudan a crecer como cretino. Como ciertos trabajos...

¿Y a vosotros?

05 mayo 2007

Dez Noto (Death Note)

Aunque últimamente estoy evolucionando al homo Otakus a una velocidad de crucero bastante respetable, creo haber tenido una revelación. Pero una verdadera revelación. Puedes ver Burichi o Elfen Lied, y pasártelo pipa, o ver Heroes y ya quedarte flipado y pensando por las noches en la cama en qué poder querrías tener tú, como cuando eras un crío de 8 años y te imaginabas el transformer perfecto, pero el caso de Death Note es especial. Sencillamente, porque esa serie representa lo que yo, y algunos más como yo, exigimos a los dioses de este mundo:

-El protagonista es un tipo absolutamente maligno, nada de chavales acomplejaos que quieren proteger a alguien. Aquí la gracia es que el chaval lo que quiere es dominar el mundo, y para ello mata a la gente.

-El tipo, para rematar esta descripción, no es un mozo con pocas luces pero un gran tesón, ayudado por auxiliares muy listos y muy fuertes. Su mejor amigo en la serie es un tipo al que desea matar a toda costa, y ambos son dos cabrones superinteligentes obsesionaos con el ajedrez.

-¿Los malos? el único que he visto hasta el momento, es un empresario capitalista. Los otros oponentes a los que el prota fulmina son gente normal de la calle. En fin, una joyita.

-¿La única pega? que el chaval se dedique a matar sólo a criminales "comunes", lo que en muchos casos es una cosa más demagógica que útil. Se nota que somos personas diferentes.

En definitiva, es la serie sobre lo que realmente queremos: matar a gente, retos intelectuales serios, y como premio, dominar el mundo. Sin mariconadas. Creo que la mejor hipótesis esto hasta la fecha, y bastante convincente, la dio el camarada Damián:

(23:36) iseo: yo estoy hasta los huevos
(23:37) iseo: cuando conquiste europa, y todos digan que soy un frustrado cabron, tú como mi biógrafo oficial y oficioso dirás q la culpa es de la Universidad que nos empuja a crear dictaduras.

A alguien se le ocurre alguna mejor?