01 diciembre 2006

Actualidad Chanante

Meine Damen un Herren, damas y caballeros, seamos sinceros.

A. He puesto chanante para no poner tacos ya en el título.

B. Lo cierto es que este mundo apesta. A cadáver. Y mucho.

Y no sólo apesta, sino que las fuentes por las que conocemos esa podredumbre son también pútridas. Pensémoslo bien, por un minuto. Imaginemos que todo lo que nos dicen que sucede en el mundo fuera sólo ficción, como la invasión marciana de Orson Wells. ¿Nos enteraríamos? Teniendo en cuenta cómo nos informamos independientemente por nuestros amigos irakíes, cubanos, afganos o lo que sea, posiblemente picaríamos como tontitos. Y no sólo unas horas. Mes tras mes tras mes. Y cada día esa patraña se asienta más y más, de manera que sería más difícil reconocer su falsedad, aunque se tuviera delante. El emperador en pelotas un día tras otro, hasta que todos nos creyéramos que realmente es que no somos dignos de verle los calzones. Pensadlo bien, en la propaganda política (y en el cotilleo de siempre, que es lo mismo) la calumnia y la mentira se usan diariamente, y como dice el refrán, "difama que algo queda".

Lo jodido del asunto es que nadie nos garantiza que esto que acabo de decir sea imaginación. De hecho, tristemente, me temo que es cierto. Y la verdad, no les culpo por ello. Al fin y al cabo, es cierto que un gran poder implica una gran responsabilidad y toda esa mierda de superhéroes ambigüitos, pero ¡amigos! somos nosotros mismos quienes les hemos dado ese poder, y ahora, como dijo Göbbels, "nos cortarán el cuello".

Toda esta mierda quiere decir, sencillamente, que el mundo no está tan jodido como parece. En serio. Y una parte considerable de lo que está jodido, lo han jodido quienes creen que el mundo está muy jodido. Pero si les agarro les joderé bien.

Joder, que jodida es la puta vida. (si no digo puta reviento)

No hay comentarios: