20 julio 2006

Todos terroristas

Aunque pretendía no sacar el tema, porque me entra el sarpullido, ver actuaciones memorables como la del siempre previsible Bush, el ser Arístegui del PP, el siempre repulsivo Solana, o cualquier miembro del Ministerio de Exteriores de la Entidad Sionista ha hecho que me decida a decir algo (ya que no tengo armas con las que hacer algo).

Básicamente, no paramos de encontrar voces en todo el mundo que "exigen" al gobierno libanés que cumpla las exigencias israelíes, diciendo que el secuestro de soldados es algo muy malo muy malo y muy inaceptable. El hecho de que Israel haya matado a 300 personas es la muestra de que Hizbolá ha hecho algo muy malo. A su vez, los sionistas se defienden de alguna eventual crítica (de algún pobre ingenuo) hablando de su derecho a la autodefensa y de la lucha contra el terrorismo. Concretamente, el embajador israelí en nuestro país decía hoy que nuestro gobierno "no entiende su lucha antiterrorista".

En efecto, la lucha antiterrorista de los sionistas es un concepto que supera nuestras estrechas miras. Nosotros en España seguimos con ideas anticuadas basadas en la investigación policial y mariconadas semejantes. Tuvimos problemas para entender los métodos modernos de los americanos y sus aliados israelíes, basados en tirar cañonazos a todo lo que se mueve. Concretamente, si es posible, disparar un misil o un obús a un hombre que corre es su definición favorita de las palabras "lucha épica" y "lucha contra el terror". Pero esto nos supera. Los judíos han encontrado una nueva forma de luchar contra el terror (maldito si sabemos contra qué terror luchan) basada en los mensajes complejos: para acabar con un terrorista, que se encuentra en el punto A, la táctica consiste en sacar un ejército desproporcionado y bombardear a lo Verdún el punto B. Bueno, realmente, en bombardear todos los puntos, con especial atención a los blancos que más dañan la capacidad de combate de los terroristas: carreteras, aeropuertos, centrales eléctricas, hospitales, escuelas... Mucho ojo con acertar a los civiles, ya que ellos son los más culpables por empeñarse en seguir vivos.

Destruidos todos estos objetivos, y limpiada étnicamente la mayor parte del país, la lucha contra los terroristas alcalnzará su fase apoteósica: una vez descubiertos los cadáveres de los secuestrados (o no), ya que morirán aplastados por las bombas si no los matan sus captores por rabia, habrá justificación para exterminar a todos los moros que ensucian todo el Levante, con lo que el terrorismo tendrá algo más cerca su fin. Para entonces, además, el machaque continuo de la propaganda derechista internacional ya habrá convencido a todos de que a los Libaneses ya los había matado Hizbolá cuando ellos los bombardearon, y de todas formas merecían morir por no ser lo bastante sumisos al judaísmo, y que realmente las únicas víctimas son los israelíes, y que el hecho de que Hizbolá haya matado con sus minibombardeos a proporcionalmente muchísimos más militares que el Tsahal no tiene nada que ver con que los terroristas son los otros, que para eso son moros, nosotros sólo nos defendemos de los malvados puentes y hospitales que querían atacarnos.

No creo que se entienda nada de lo que he puesto, pero es que me sale una verborrea...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

Hmm I love the idea behind this website, very unique.
»

Anónimo dijo...

I say briefly: Best! Useful information. Good job guys.
»